¿Qué pasa si vemos al perro comer césped?

No es lo usual, pero a veces ocurre que "pastean". Eso les ayuda a corregir su digestión.

La alimentación de los animales es un tema muy sensible, ya que de ella depende en gran medida el estado general de salud de la mascota. Si bien las hierbas no forman parte de la dieta recomendada para los perros, podrás ver que en oportunidades el animal se presenta interesado -por su propia cuenta- en ingerirlas.

¿Es esto preocupante?, ¿qué debés hacer si tu perro come yuyo o pasto? Por lo pronto, y antes que nada, es algo inusual y al dueño le llama lógicamente la atención porque el perro es un animal carnívoro por naturaleza y el alimento alternativo que recomiendan los veterinarios es aquel conocido como balanceado, pero jamás nos recomendará la hierba para su alimentación, para su ingesta. A pesar de ello, sería bueno que no te preocupes demasiado y que sólo prestes atención cuando esto ocurra, para que puedas corregir algunas cuestiones que tienen que ver con la salud de tu mascota.

Para ser claro: un perro no va a morir si “pastea”, aunque sí representa una señal de alerta de que algo no anda bien en su aparato digestivo. Por lo general, ingerir hierbas le ayuda al animal a regurgitar o vomitar, y esta necesidad fisiológica se da en aquellas mascotas que presentan problemas para realizar la digestión. Discriminar los alimentos que come a veces resulta bastante difícil para la mascota. Si el animal comió una piedra o algún alimento en mal estado, si su cuerpo le pide eliminar esa ingesta para recuperar su condición saludable, el césped lo ayudará a vomitar y volver así a su estado natural. De la misma manera, las irritaciones en el estómago de la mascota pueden ser resueltas por medio de la ingesta de pasto o de algún yuyo, situación que, como verás, no es sumamente preocupante.

El único peligro cabal que representa para el perro la ingesta de hierbas callejeras es en qué condición se encuentran, porque si nuestra mascota come de una hierba que ha sido fumigada o en la cual se han posicionado productos químicos nocivos, esta situación podrá atentar contra su salud y, casi con seguridad, gravemente.

La idea, entonces, es que si ves al perro ingerir hierba, dejes que lo haga tranquilo ya que será en beneficio de su salud, pero deberás prestar atención a qué ocurrió en el lugar en que tu animalito está comiendo.

Muy atentos: Es clave saber que el pasto que coma no esté fumigado ni rociado de algún químico.

El tema es si se convierte en un vicio

Por Sergio Gómez (veterinario)

Lo más probable es que hayas escuchado hablar alguna vez sobre la teoría más común y cierta que dice que los perros comen pasto para purgarse. Esta suele ser la explicación más simple y recurrente. Y una vez que lo consiguen, comen cualquier planta que encuentren, hierba o césped. Por los diversos componentes que se encuentran en las plantas, que no son digestibles para nuestra mascota, se provoca un vómito y de esta forma se alivia el malestar estomacal. Lo que muchas veces termina ocurriendo es que el perro lo toma como un vicio y eso es decididamente perjudicial para su salud, porque la contra que esta mala costumbre apareja es que consumen parásitos que están en los pastos, parásitos que, por ejemplo, otros perros eliminan a través de la materia fecal. Por eso siempre es bueno en estos casos darles a nuestros animalitos antiparasitarios para evitar que se enfermen.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído