El clima en Neuquén

icon
Temp
65% Hum
La Mañana Neuquén

Radiografía de una dirigente social que lucha contra la desigualdad y la pobreza

Gladys Aballay llegó a Neuquén desde Salta a los 17 años y cuando estalló la crisis de 2001 se fue a vivir a una toma. Recorre los barrios para conocer y solucionar las necesidades de la gente.

“En el año 2001 no había a quién pedirle ayuda, no tenías quién te escuche”, recuerda Gladys Aballay la crítica situación que, como ella, atravesaban miles de familias producto de la crisis económica, política, social e institcuional que estalló en diciembre de 2001.

Esta mujer se crió en una familia humilde en Oran, Salta, donde nació hace 42 años. En 1997, con un embarazo de cuatro meses, eligió arribar a Neuquén buscando un futuro mejor junto a su marido. Su marido consiguió trabajo en Casa Tía, el primer hipermercado que tuvo la ciudad, mientras Gladys cuidaba a su bebe. “Alquilábamos en una especie de conventillo pero había uvas y eramos felices aunque el dinero no nos alcanzaba”, cuenta con una sonrisa. “Cuando llegamos tenía 17, 18 años y sentía que era la única que estaba mal pero cuando todo estalló en el 2001 ahí sí sentí que todos estábamos mal, y eso me dio mucha tristeza”, describe.

Te puede interesar...

Fue en ese contexto de crisis cuando Gladys conoció a Paula Sánchez, referente de Libres del Sur en la ciudad de Neuquén. Como no podían seguir pagando el alquiler en aquel “conventillo” se fueron a vivir a una toma que se emplazó en la calle 12 de Septiembre y Anaya, detrás del Hospital Bouquet Roldán. “Nos fuimos a vivir ahí porque no podíamos seguir pagando el alquiler. Armamos la casilla con madera. Era el único lugar donde podíamos vivir, no había otra forma, no teníamos un peso para alquilar, era durísimo vivir allí. Encima mi hijo Lucas nació en enero de 2002, por lo que pasé toda la crisis embarazada”, comenta. Y agrega que Sánchez se acercó para contener y ayudar a los vecinos de la toma porque la policía quería desalojarlas. “De pronto nos vimos rodeados de policías que nos apuntaban y de móviles policiales. Sánchez y otras dirigentes se interesaron por saber cuál era nuestra situación, me sentí contenida”.

SFP gladys Aballay Barrios de pIe Libres del Sur (11).JPG

Por esos días de incertidumbre, Gladys rememoraba sus años en Orán, donde se crió en una chacra en la que vivía con sus padres y sus siete hermanos “en una casita linda porque mi padre trabajaba en el campo, y era un lugar hermoso, lleno de frutas y verduras”.

Dice que se crió en el campo viendo a su padre trabajar toda la vida, mientras su madre cuidaba a sus cuatro hijos varones y cuatro mujeres. Para ir a la escuela, Gladys y sus hermanos tenían que transitar unos 4 kilómetros por un camino de ripio, y esa inseguridad le preocupaba a sus padres. Cuando empezaba segundo año del secundario a su hermano mayor le diagnosticaron cáncer y eso la llevó a tener que abandonar los estudios porque tenía que atender a sus hermanos menores, mientras su madre cuidaba a su hijo mayor.

Terminó el secundario "de grande" y actualmente estudia Psicología Social. Antes de fin de año espera finalizar la Licenciatura en Enfermería.

“Mi sueño fue siempre terminar la secundaria y hacer el viaje de egresados”, confiesa ente risas. Y cuenta que durante un largo tiempo tuvo pesadillas “en la que me veía que iba a la escuela y no había nadie o que llegaba a la escuela descalza. Creo que tenía que ver con que no había podido terminar la escuela, que me faltaba algo en mi vida, por eso me soñaba descalza o que llegaba a la escuela y no había nadie”.

Por eso se enorgullece cuando comenta que pudo terminar el secundario “ya de grande” de manera virtual y actualmente cursa el segundo año de la carrera Psicología Social y antes de fin de año finalizará la licenciatura en Enfermería.

Esta inclinación por lo social y lo sanitario surgió cuando comenzó a vincularse con la organización que le ofrecipo capacitarse en el área salud. “Me llamó la atención la capacitacion que nos dieron como promotores de salud en todo lo que es la prevención en primeros auxilios, toma de la presión, los cuidados, la higiene, la nutriución, y me dije ‘Quiero hacer esto y voy a capacitarme’”. Aballay comenta que llegaban a los barrios para hacer un relevamiento del peso y la talla de los chicos y saber en qué condiciones estaban”. A partir de estos relevamiento pudo comprobar que “había un montón de chicos desnutridos. No podía creer que Neuquén tuviera chicos desnutridos, para mí eso era algo cotidiano en Salta. Desnutridos significaba que no comían durante varios días, y eso era gravísimo. Era duro ver esa realidad pero ese trabajo que hacíamos en los barrios comenzó a gustarme”.

SFP gladys Aballay Barrios de pIe Libres del Sur (5).JPG
Gladys Aballay conoce la realidad de los barrios olvidados.

Gladys Aballay conoce la realidad de los barrios olvidados.

Con el paso de los años, Gladys se convirtió en una destacada dirigente social del movimiento Libres del Sur llevando adelante numerosos reclamos ya sea por la deficiente distribución de garrafas en los barrios en épocas de bajas temperaturas, por la generación de empleo, la disminución de las partidas de alimentos para comedores y merenderos, y hasta por el aumento del boleto del colectivo. “A mí me toca ser la cara visible o la que sale a hablar con los medios periodísticos pero no estoy sola, al lado mío hay un montón de compañeras que salimos a las calles porque necesitamos soluciones a los problemas que tienen miles de familias”. Por eso cuando se le consulta cuáles son los desafíos de la organización, plantea que “después del 2001 los desafíos que tenemos es que la representación sea política sino vamos a vivir haciendo comedores y merenderos, vamos a vivir hablando de niños y niñas que están desnutridos o con bajo peso, y lo que queremos es que el dinero se destine a los grupos sociales que más lo necesitan. La movilización que hacemos es una herramienta de protesta pero me parece que la salida es política”.

Es consciente que existe un cansancio por parte de la sociedad en relación a la política o como señala Aballay “un rechazo a los partidos tradicionales porque pareciera ser que por un lado está la política y por el otro los problemas de la gente, que esa es la realidad de todos los días”. Y pone como ejemplo de esta disociación que “un jueves se discutía por el intento de asesinato a la vicepresidenta y dos días después el Ministerio de Desarrollo Social daba de baja los planes Potenciar Trabajo de 40 mil jóvenes que cobran la beca Progresar; o mientras en Neuquén se hacía una audiencia pública por la licitación del transporte de pasajeros aplicaban un aumento en el boleto. Entonces es como que la realidad de la gente pasa por otro y la política por otro”. “Nuestro objetivo es que tengamos representación política para que alguien hable en nombre de ellos”.

>> Premio para la solidaridad

La Asociación Civil Manos Solidarias de Neuquén del movimiento Libres del Sur, recibió el miércoles por parte del Concejo Deliberante el Premio Estímulo Jaime de Nevares por su proyecto “Reducir, reutilizar y reciclar”. Este premio es destinado a las organizaciones sin fines de lucro que llevan adelante tareas voluntarias y solidarias en la ciudad de Neuquén. La convocatoria se realizó a través de la Dirección de Relaciones con la Comunidad.

Manos Solidarias fue creada en 2015. “Cuando se iniciaron las actividades de la asociación, contábamos con espacios infantiles. Actualmente, Manos Solidarias tiene en funcionamiento 70 espacios en la ciudad de Neuquén y en la provincia que funcionan todos los dias de lunes a viernes, atendiendo a más de 3 mil niños de sectores vulnerables”, explicó Aballay. Además, se realizan tareas vinculadas al cuidado del medio ambiente tres veces por semana tales como limpieza de plazas, concientización y preservación de suelos y espacios verdes. El trabajo es realizado por vecinos, trabajadores de la economía informal que realizan estas tareas con herramientas propias y elementos donados.

12 (3).jpeg
La Asociación Civil Manos Solidarias de Neuquén, que preside Gladys Aballay recibió el Premio Estímulo Jaime de Nevares que otorga el Concejo Deliberante.

La Asociación Civil Manos Solidarias de Neuquén, que preside Gladys Aballay recibió el Premio Estímulo Jaime de Nevares que otorga el Concejo Deliberante.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario