LMCipolletti pacientes

Salud tiene problemas para aislar a pacientes que se rebelan

Pacientes que tienen síntomas leves de coronavirus ponen trabas antes de ir a un centro de internación.

Personal de Salud que está al borde del colapso intenta capear la situación de los pacientes problemáticos con coronavirus que se resisten a cumplir el aislamiento. Son personas que no pueden permanecer en sus casas porque su conducta social y las condiciones en las que viven no garantizan que realmente vayan a cuidarse y a cuidar a la población, como indican todos los protocolos de la pandemia.

Ante la falta de garantías, tienen que ser trasladados a un hotel de esta ciudad donde se instaló un centro de aislamiento, en conjunto con la Escuela de Policía. En toda la provincia, los hoteles firmaron convenios con Salud para albergar a pacientes sin complicaciones de salud, cumpliendo un estricto protocolo sanitario para evitar el riesgo de contagio del personal y otros eventuales huéspedes. Los contagiados de coronavirus ocupan sectores exclusivos para su atención, como ocurre en los hospitales. Sin embargo, hay pacientes que ponen todo tipo de trabas y una vez que se establecen en el lugar, comienzan a llamar de forma incesante al personal de Salud para manifestar sus quejas y demandas.

Te puede interesar...

"Tenemos problemas para que respeten el aislamiento, porque se niegan a ser enviados a ese lugar. Pero tampoco hay garantías de que lo hagan si permanecen en sus casas, así que tenemos que proceder de esta manera para cuidar su integridad y la del resto de la población", confirmó la directora del hospital Pedro Moguillansky, Claudia Muñoz.

En la actualidad, en un hotel se alojan alrededor de 30 pacientes con síntomas leves de coronavirus que no requieren muchos cuidados. El personal de Salud cuenta con el servicio de la conserjería que controla los movimientos de sus huéspedes, además de los rondines que realiza la Policía de la posta más cercana al lugar.

Los pacientes reciben las viandas que prepara el hospital, todos los días; y eventualmente, algún familiar les puede acercar lo que precisen hasta que se recuperen de la enfermedad.

"Piden cosas, se quejan, manifiestan que se van a ir porque no quieren estar lejos de sus familias. Nosotros entendemos la angustia de internarse en otro lado, pero si hemos llegado a esta situación es porque tampoco es seguro que permanezcan en sus casas", advirtió Muñoz.

Por el momento, ninguno de los pacientes que no quiere aislarse en el hotel cipoleño fue más allá, como lo hizo en algún momento un hombre con coronavirus que se fugó dos veces del hospital. Tampoco se dio la situación de tener que llevarlos por la fuerza, ya que ni bien se les comunica que si no acceden voluntariamente, hay que convocar a la Policía, deponen su actitud y se aíslan.

"Hay personas que tienen cero conflicto y cooperan. Pero otros se ocupan de marcarnos que no quieren hacerlo; y la idea no es llegar al enfrentamiento. Ninguna situación amerita que el personal sea agredido", aseveró la directora del hospital.

Por el momento, en la Escuela de Policía no hay personas infectadas que deban permanecer aisladas.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario