¿Se puede tener un orgasmo en la clase de gym?

La respuesta es sí. Y se llama coregasmo.

Castellanizado, coregasmo sería: un ejercicio o esfuerzo físico capaz de inducir un orgasmo. Una circunstancia que por lo visto suele ocurrir con cierta frecuencia en los entrenamientos core, aquellos cuyo objetivo es fortalecer y entrenar la estructura muscular de la parte central del cuerpo, pelvis, abdomen, espalda.

El 70% dice que sí
Se consultó a 530 mujeres y 370 reconocieron un orgasmo o placer.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Indiana publicó un trabajo en la revista Sexual and Relationship Therapy que mostraba que el fenómeno podía ser más común de lo que se pensaba. Según sus investigaciones con 530 mujeres a las que entrevistaron a través de internet, 370 de ellas reconocieron haber experimentado un “orgasmo inducido por el ejercicio” o “algún tipo de placer sexual relacionado con la práctica de una actividad física”.

El momento en que se presenta el coregasmo nunca suele ser el más apropiado: la protagonista se encuentra por lo general en el gimnasio rodeada de gente, o al menos con un entrenador personal dirigiendo sus movimientos.

Las reacciones al fenómeno son variadas. En este estudio, sus autores explicaron que mientras que las mujeres que alcanzaban cierto grado de placer sexual en el gimnasio decían estar felices, aquellas que llegaban al orgasmo completo en la misma circunstancia se sentían avergonzadas.

Sin embargo, otras aseguran que la sensación y la llegada del propio orgasmo son posibles de controlar. La atleta de crossfit Sharon Ugg explicó que la sensación corporal es rara, pero que todo el tiempo ella mantenía el control. “Es muy muscular. Puedo sentir cómo empieza y se va acrecentando, y si continúo haciendo repeticiones voy a llegar al clímax. Pero si paro y cambio de ejercicio, sé que probablemente pasará”.

El mecanismo exacto de cómo se llega a un coregasmo está aún bajo investigación y continúa la controversia alrededor del concepto. Algunos creen que la fricción entre el recto y los músculos abdominales que producen varios ejercicios podría causar la estimulación a través del clítoris. Sin embargo, otra corriente de sexólogos no comparte esta teoría, sobre todo porque entrenamientos como el spinning, que suponen una compresión directa de la zona, no causan prácticamente ningún estímulo sexual en las mujeres. Cuando se consultó a las mujeres que experimentaron un coregasmo, la hipótesis más probable fue la del retroceso del suelo pélvico durante las repeticiones de un ejercicio, que implica que las contracciones produzcan una estimulación por incremento de la presión en múltiples puntos y terminales nerviosas.

Más manzana, mejor sexo

Expertos del Hospital Santa Chiara, Italia, quisieron saber si comer manzanas influía en la respuesta sexual femenina. ¿La conclusión? Las mujeres que comen manzanas tienen mejor sexo y orgasmos. El estudio se realizó con 731 mujeres italianas de entre 18 y 43 años, todas sanas, activas sexualmente y sin antecedentes de trastornos sexuales. Las dividieron en dos grupos: las del primer grupo tenían que tomar una a dos manzanas al día y las del otro grupo, ninguna o si acaso media manzana. Luego, les hicieron rellenar un cuestionario sobre frecuencia sexual, orgasmos, lubricación y satisfacción. Pues bien, las que tomaron al menos una manzana diaria tuvieron mejor lubricación, función y respuesta sexual. ¿Razón científica? Las manzanas tienen polifenoles, antioxidantes vegetales que mejoran el riego sanguíneo a la zona genital y la vagina, lo cual propicia los orgasmos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído