Sube la nafta, sigue el sostén

Los empresarios petroleros reunidos en el despacho del ministro de Energía recibieron las buenas nuevas del propio Juan José Aranguren. Como si fuese el premio mayor del Gordo de Reyes, el ex CEO de Shell les comunicó que el precio sostén de 77 dólares para el barril de petróleo en el mercado doméstico y que estuvo vigente hasta el 31 de diciembre pasado, pasaría desde el primer minuto de este año a cotizar 67,5 dólares para el tipo Medanito que se extrae de la cuenca neuquina y 54,9 dólares para el Escalante que se produce en la zona del Golfo San Jorge.

Hoy las empresas reciben en pesos 25 por ciento más que hace una semana por el mismo producto.

Lo que en un principio pareciera una pérdida de valor por el producido está muy lejos de ser así. Antes del cambio de gobierno, con un dólar a 9,60 pesos y un precio sostén de 77 dólares, las petroleras -antes de abonar regalías a las provincias- percibían 739 pesos por barril de petróleo para el caso Medanito. Con el nuevo esquema y tras la devaluación, el valor del barril pasó a ser de 931,5 pesos. Es decir que hoy las empresas reciben en pesos un 25 por ciento más que hace una semana por el mismo producto. Para evitar que semejante apreciación impacte en las ecuaciones financieras de las refinadoras, se dispuso a partir de hoy un incremento en los precios de los combustibles del orden del 6 por ciento.

La medida, antipática para los consumidores pero que permitirá mantener el negocio para el sector hidrocarburífero, conlleva el compromiso de las empresas de mantener la actividad y el nivel de inversión registrado en el último año, lo cual asegurará cierta paz social en la industria. En Nación, la idea es que los precios de los combustibles se muevan acompañando la inflación, por lo que se incrementaría entre el 15 y el 20 por ciento más a lo largo del 2016.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído