Tips para entretener a tus hijos si tenés un largo viaje en auto

Es difícil que no se aburran y vos tenés que tener a mano recursos para evitar que el paseo se convierta en una tortura.

¿Te querés ir a pasar unos días a la montaña en familia? ¿O, más lejos aún, rumbear para el este, para el lado del mar, por ejemplo? El viaje en auto puede ser una tortura si tus hijos se aburren, y lo más probable es que inevitablemente así sea. Así que mejor andá preparada para darles entretenimiento, ya sea para que jueguen entre ellos y también para que vos participes del divertimento. Más allá de alguna película que los pueda hacer pasar un rato tranquilos o prestarles tu celular para que jueguen, tené en cuenta que hay otras variantes que ayudan a mitigar un largo viaje.

Contar historias, cantar, resolver adivinanzas, jugar, soñar con cómo será el paseo que están comenzando (o, si están regresando, de lo bien que lo pasaron). Más allá de la coyuntura, la realidad es que en un viaje largo por la ruta hay que considerar los nueve sentidos de los niños, es decir, los cinco sentidos fisiológicos además de la temperatura, la orientación, el equilibrio y el kinestésico. Si es bebé, por ejemplo, entretenelo con el guante con mordedor que fomenta su desarrollo psicomotor, o con el llavero con luces y botones musicales, o despertá su ritmo con actividades musicales o, simplemente, haciéndolo escuchar música.

Hay jugueterías que fueron capaces de crear un auténtico mundo en torno a los viajes en coche, con juegos, melodías o elementos organizadores para que cada cosa tenga su lugar. A los más grandes, desafialos a que resuelvan el cubo mágico; a los más chicos, a dibujar lo que su imaginación dicte o lo que sus ojos ven del paisaje ocasional. Imaginá vos también, porque de tu voluntad y perseverancia dependerá buena parte de la paz del recorrido.

Te pasamos alternativas:

-Veo-veo: ¿qué mejor juego para descubrir el mundo? El inoxidable veo-veo es una opción ideal para entretenerse, jugar con las letras y trabajar la atención durante los viajes, porque seguro que verán infinidad de cosas en el trayecto y tendrán que elegir una que se vea durante buena parte del mismo para que el juego tenga sentido.

-Contar historias: durante el viaje pasarás por pueblos o ciudades y diferentes paisajes. Un juego divertido es inventar una historia que sucede en uno de esos lugares o que esté ambientada en esos paisajes. Todo puede terminar en algo fantástico.

-Juegos magnéticos: más allá de su creatividad tienen algo muy importante para usar arriba del auto: las piezas no se caen.

-Sumar patentes: para los más grandecitos, es un juego de agilidad mental. Se trata de sumar los números de las matrículas de los coches que pasan junto a nosotros. Es un desafío en el que no hay un ganador, salvo que los chicos compiten con ellos mismos para resolverlo rápido y pasar a otro auto.

-Conducir como mamá y papá: para los más pequeños, llevar un volante de juguete y que simulen que son ellos los conductores. Algunos pueden pasar largos ratos girando el volante y tocando bocina.

Cuidados con los mareos

Una apuesta habitual son las películas, los videítos en una tableta o en un celular e incluso un libro, pero tené en cuenta que, quizá, tus hijos puedan sentirse mareados o con ganas de vomitar, porque el movimiento del auto y fijar la vista pueden llegar a descomponerlos.

Las paradas son importantes

Cuando agarrás el volante lo primero que querés hacer es llegar a destino, pero la realidad es que para eso faltan algunas horas. Entonces, más allá de la batería de recursos de juegos, es fundamental que desaceleres tu cabeza y sacrifiques unos minutos en beneficio del equilibrio emocional de la familia. Hacer una o dos paradas, además de ir al baño y estirar las piernas, oxigena y relaja a los chicos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído