El clima en Neuquén

icon
29° Temp
26% Hum
La Mañana violencia

Toda violencia es una microviolencia

Hay acciones mínimas, casi cotidianas, que alimentan una cultura violenta que tiene a la muerte como su expresión final e irreversible.

Hay una mirada –quizás adultocéntrica- que califica a los jóvenes como “la generación de cristal”. Afirman que son demasiado sensibles, que todo les duele, que no dejan ni que una pizca de humor roce alguna arista políticamente incorrecta. En tiempos de deconstrucción, cuando sólo vale estar “woke” - es decir, alertas y despiertos a la discriminación, la xenofobia y las desigualdades – cualquier broma puede ser vista como una ofensa.

Y aunque sus críticas se enfocan en la sensibilidad como una forma más de ser débiles, hay episodios de la realidad que muestran que quizás esa vulnerabilidad es, en realidad, una fortaleza. Porque estar así, con los ojos bien despiertos, con la conciencia tan frágil como un cristal que siempre está al borde de romperse, es quizás la única herramienta para desnaturalizar esas acciones mínimas, casi cotidianas, que alimentan una cultura violenta que tiene a la muerte como su expresión final e irreversible.

Te puede interesar...

El racismo es George Floyd ahogándose con una rodilla en la garganta y también son las miradas de asco hacia las pieles marrones en el colectivo, los chistes sobre los inmigrantes, la vez que nos cruzamos de vereda para esquivar a alguien. El machismo son los femicidios más atroces y también ese insulto a la que maneja más despacio, ese ascenso en el trabajo que seguro consiguió por ser linda, ese manoseo en el boliche que no es para tanto, que es sólo un chiste.

george-floyd-muerte.jpg

La violencia del deporte es una manada de rugbiers que asesina a patadas afuera de un boliche, y son también los bautismos crueles en los clubes, las mordidas en la cola, las rapadas forzadas del pelo y las palmadas en el hombro al compañero que se acostó con una decena de chicas a las que consideraba descartables.

Todo racismo extremo es también un mosaico de microrracismo. Todo machismo empezó con un micromachismo. Y toda violencia, es una microviolencia. ¿Se espantan por el cristal que se rompe? ¡Vamos! ¿Acaso no vieron que el vidrio está astillado desde hace rato?

Homenaje Fernando Báez Sosa

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario