Un empujón al consumo

Nación frena la suba de las naftas y el sector espera que crezca la venta.

El gobierno nacional acordó con las principales empresas petroleras congelar el precio de los combustibles por 90 días en todo el país, y así dio marcha atrás con el incremento del 5% anunciado para este mes. Con valores fijos hasta octubre, los expendedores de la región se ilusionan con una suba en el consumo, que ha decrecido en los últimos meses.

En medio de las fuertes críticas por los incrementos de tarifas y una nueva suba anunciada para los combustibles, el ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren, se reunió con representantes de Shell, YPF y PanAmerican Energy para acordar un congelamiento en los precios de la nafta y el gasoil por 90 días. También se acordó un proceso para acercar de forma gradual los valores subsidiados del barril de petróleo al precio internacional.

El vicepresidente de la Cámara de Expendedores de Combustible de Río Negro y Neuquén, Marcelo Pirri, explicó que aún es muy pronto para definir qué impacto tendrá el acuerdo en las estaciones de la región. Si bien es posible que un precio más estable aliente el consumo, también será un desafío afrontar un aumento de sueldos con los mismos valores en sus productos.

“Ahora tenemos prevista una paritaria para septiembre, y va a ser difícil afrontar sueldos más altos con el mismo precio del combustible”, señaló Pirri. Sin embargo, se mostró expectante ante lo que marcó como los primeros indicios de recuperación económica, tales como una baja en los porcentajes mensuales de inflación y la reducción de las tasas de interés bancarias. “Hasta ahora la economía estaba paralizada”, sostuvo.

Pirri explicó que el consumo se mantiene estable. Si bien la demanda de la nafta había crecido a partir de la quita del Impuesto a la Transferencia de Combustible (ITC), en los últimos meses ese crecimiento pasó del 20% al 12%.

La situación más complicada se la lleva el gasoil, en Neuquén, con una caída del consumo del 13% que, para Pirri, se puede atribuir a la baja en la actividad petrolera, el principal consumidor de este combustible para su flota de transporte. “No pasa lo mismo en Río Negro, donde se mantiene estable porque dependen de la fruticultura que viene igual hace tiempo”, argumentó.

Para el estacionero, la región se vio beneficiada con la ley de precio preferencial para los combustibles en la Patagonia, aplicada en noviembre del 2015. En ese entonces, la nafta bajó un 22% y el gasoil, un 12%. Si bien estos descuentos se licuaron con nuevas subas nacionales, cargar nafta en el sur sigue siendo más barato que en el resto del país. “En algunas localidades fuera de la Patagonia, el litro de nafta premium supera los 20 pesos”, explicó Pirri, y agregó que esas regiones registran una fuerte caída del consumo.

CIFRA
13% cayó el consumo de gasoil en Neuquén.
Es el producto más afectado en el valle por la suba de precios y el estancamiento de la actividad petrolera. Según los estacioneros, en Río Negro se sintió menos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído