Una alternativa para cuidarlos

Hay una nueva tendencia de acudir a terapias complementarias para tratar a las mascotas.

Así como existe una batería de terapias complementarias para los humanos, muchas de ellas ya son aplicadas en animales. Reiki, homeopatía o incluso acupuntura se han convertido en nuevas opciones para quienes deciden buscar por fuera de la medicina tradicional alternativas menos invasivas.
Esta tendencia comenzó en San Francisco e iba ligada con el movimiento en contra de matar animales en los 90.

Aunque muy distintas entre sí, estas terapias se diferencian de la medicina conocida como alopática, tanto por el abordaje del paciente como por el tratamiento en sí mismo: utilizando compuestos naturales, en el caso de la homeopatía, o bajo el presupuesto de que por el cuerpo circulan flujos energéticos que es necesario desbloquear y equilibrar, a través de las manos en el caso del reiki o con ínfimas agujas colocadas en puntos específicos, en el caso de la acupuntura.

El reiki: fue reconocido por la OMS y se usa en varios hospitales del mundo.

Según han explicado distintos médicos veterinarios que han incursionado en estas áreas, la homeopatía puede aplicarse a todo tipo de enfermedades, tanto agudas (moquillo, gastroenteritis, alergias, crisis respiratorias, etc.) como crónicas (insuficiencia hepática, renal y cardíaca, alergias, tumores, etc).
El reiki, por su parte, ayuda a aliviar los efectos de la artrosis, tranquilizar a animales hiperactivos, aliviar la depresión y hasta acelerar la curación de problemas respiratorios, entre otros. Lo mismo sucede con la acupuntura, que es recomendada para distintas patologías.

Antes de elegir cualquier tipo de terapia es necesario primero tener un diagnóstico concreto.

Un buen complemento


Sergio Gómez (veterinario)

La veterinaria homeopática es una alternativa interesante, tan conocida por el mundo como desconocida en nuestro ámbito académico y profesional. Pero a la hora de aplicar esta práctica, todos los animales se benefician: se pueden tratar desde problemas de piel hasta enfermedades más complejas, como un granuloma eosinofilico (lesión localizada en el hueso o el pulmón). Además, es bueno para los trastornos de conducta, etc. Cuando la medicina tradicional no cura, la gente busca cualquier alternativa para mejorar la salud de su mascota. En estos casos, la homeopatía, el reiki y la acupuntura son métodos y prácticas que, aplicadas por un profesional, son excelentes alternativas. Por suerte, hay colegas que se especializan en esto y nos dan muy buena ayuda cuando se complican con la medicina de antibióticos y corticoides. De todas formas, siempre consultá con tu veterinario. Más allá de las buenas intenciones, no te guíes por lo que te aconseje un amigo con la medicación que le dieron a su mascota, ya que nunca hay que comparar, y lo que le hace bien a uno puede ser perjudicial para el otro. Es bueno pagar una consulta para saber qué terapia conviene más para mejorar la calidad de vida de tu mascota.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído