El clima en Neuquén

icon
22° Temp
23% Hum
La Mañana Ríos

Una aventura por los ríos

Posteriores viajes que se hicieron por los ríos de la región permitieron llegar hasta Villa La Angostura.

Cuesta imaginarse que alguna vez los ríos de nuestra región fueron navegables, al punto que fueron considerados rutas estratégicas para acortar caminos y conocer en profundidad los misterios de la Patagonia.

Pero un 23 de enero de 1783 un marino español, después de un largo viaje que comenzó en Carmen de Patagones, llegó a la confluencia de los ríos Neuquén y Limay, según el historiador y especialista en efemérides, Ricardo Koon. Aquel aventurero se llamaba Basilio Villarino y Bermúdez, un marino español que decidió embarcarse por las aguas del Río Negro para explorar estos territorios desconocidos. “Si no vemos, si no andamos, si no descubrimos, siempre estaremos metidos en nuestra ignorancia”, indicó en uno de sus tantos escritos recopilados por el historiador Héctor Pérez Morando en su obra “Naves y navegantes en aguas neuquinas”.

Te puede interesar...

Lo cierto es que Villarino comenzó su viaje el 28 de septiembre de 1782 con cuatro chalupas pequeñas a vela, una tripulación de 72 hombres y una gran cantidad de provisiones.

Aquel viaje fue relatado con detalles por el propio marino en un diario. Describió las costas del Río Negro se maravilló con los paisajes, a medida que avanzaba hasta que finalmente alcanzó su primer objetivo: la confluencia de los ríos Limay y Neuquén. A partir de allí, la aventura se extendería durante cuatro meses, ya que la expedición siguió aguas arriba por el Limay, luego el Collón Curá hasta llegar finalmente al Chimehuin. También hubo tiempo para remontar solo dos leguas por las aguas bravas del Neuquén. Luego desandarían el viaje para dar a conocer todo lo descubierto.

Fue toda una hazaña ocurrida a fines del siglo XVIII. Una parte no tan conocida de la rica y abundante historia de nuestra Patagonia.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario