El clima en Neuquén

icon
28° Temp
44% Hum
La Mañana Redes sociales

Una charla a corazón abierto: los sueños, el uso de las redes y el arte como sanación

La nadadora Delfina Pignatiello recorrió su pasión por la natación y su exploración en el universo artístico.

“Reinventarse no solo significa cambiar, hacer algo nuevo, cambiar la forma de ver la vida; reinventarse es despertar, todo lo que aprendimos se puede desaprender para volver a aprender, volver a aprender con nuestras nuevas formas de ver la vida y creo que eso es parte de crecer y madurar”, expresó la nadadora e influencer deportiva Delfina Pignatiello durante la charla que ofreció este miércoles en el Museo Nacional de Bellas Artes en el marco del Foro Neuquén 2022, un ciclo organizado por LMNeuquén y la Municipalidad de Neuquén.

La joven deportista de 22 años que cosechó varios récords y obtuvo varias medallas antes de cumplir su sueño como nadadora en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 -que se disputaron al año siguiente-, desplegó una serie de reflexiones acerca de su actividad deportiva, el uso responsable de las redes sociales y la posibilidad de descubrir otros mundos a través del arte.

Te puede interesar...

“El arte de reinventarse” se tituló la charla que brindó ante un auditorio colmado, entre los que se encontraban deportistas de la región y muchos jóvenes que la escucharon con atención.

En primer lugar, remarcó que dio un giro en su vida y desechó el mito de que los atletas de alto rendimiento “son superhéroes, que hacen todo bien, que son exitosos todo el tiempo y que no tienen días malos; y que los obstáculos los superan con una cabeza arriba y una corona que nunca se les baja. Esto no es así, siempre hay una persona del otro lado que siente, que tiene gustos por fuera del deporte, que estudia que ve películas, lee libros”.

ON Delfina Pignatiello Nadadora olimpica (14).jpg

Contó que durante la cuarentena por la pandemia de coronavirus ante la imposibilidad de no poder entrenar "de estar cinco meses parada sin tocar el agua, un año antes de un juego olímpico", sintió que era el momento de reinventarse. "Mi vida era estar en el agua y en mi casa ningún ejercicio reemplazaba a estar en una pileta", afirmó. Y aseguró que a partir de ese momento comenzó a relacionarse mucho con las redes sociales, "sobre todo en Twitch donde se produce un intercambio de ideas con la gente que te está mirando y allí me la pasaba haciendo arte digital, intervenía ropa que yo no usaba, leíamos, conversábamos, se formó una comunidad digital".

En los Juegos Olímpicos de Tokyo no consiguió ninguna medalla y sus objetivos quedaron lejos de lo que ella misma se había planteado. Ante esta situación, en las redes sociales aparecieron los "haters" (usuarios que atacan y se burlan con la intención de generar un impacto negativo en una persona), lo que la afectó llegando a tomar la decisión de retirarse del deporte de alto rendimiento. "Me llegaron a decir fracasada de mierda después de que competí en un juego olímpico. No podía entender. Me dejé llevar y me afectó".

Respecto al "mal uso" de las redes sociales, Pignatiello señaló que "no hay que normalizarlo y concientizar sobre estas cosas". "Hay una parte de la sociedad que está un poco golpeada y hay un libertinaje en las redes sociales, se opina sin saber quién está del otro lado. Es un lugar para lastimar y creo que no es la forma", explicó.

Confesó que tuvo problemas con su salud mental y que contó con el apoyo de su familia y pudo pedir ayuda profesional y a través de distintas terapias "pude empezar a sanar". "Tenía que pensar qué iba a hacer en mis siguientes tres años de mi vida que era la preparación para los siguientes juegos olímpicos. Por primera vez cerré los ojos, tapé mis oídos y presté atención a lo que decía mi corazón. Por primera vez tomé la decisión que me hacía feliz y elegí perseguir mi camino de artista, le abrí mi corazón a un mundo nuevo", subrayó.

Contó que se compró una cámara de fotos y comenzó a trabajar con artistas musicales como Duki y Wos, entre otros. "Conocí un montón de gente con valores. Yo venía de un deporte individual y aprendí a trabajar en equipo, en que se cumplen distintos roles y potenciar con quien uno está al lado porque no hay competencia", describió. Además se propuso incursionar en la escritura, la pintura y el lenguaje audiovisual a través de distintas plataformas.

La joven creó un perfil en redes sociales con su portfolio de fotografías artísticas que ya tiene más de 29 mil seguidores. Con su cámara recorre distintas latitudes para reflexionar sobre la presión y el uso responsable de las redes sociales.

Por último señaló que es "muy sano" hacer deporte, y que se volvió a reencontrar con el agua "desde otro lugar" y cree fervientemente que la natación es el deporte "más completo que hay". "Yo tuve un sueño con la natación y lo cumplí, y la natación me enseñó pero tuve la posibilidad de cambiar ese sueño y muchas veces arrancar algo nuevo cuesta, pero juro que nunca arrancamos de cero, todo lo que aprendimos en nuestras vida lo llevamos para siempre", describió. "El deporte forma parte de mi vida ahora desde otro lado, nadar, estar en el agua seguirá siendo siempre mi lugar en el mundo", concluyó.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario