Una madre que trabaja tiene garantía de felicidad

Un estudio asegura que las mujeres con obligaciones fuera de casa se sienten mejor, lo que repercute en la pareja y los hijos.

Es tan evidente en la actualidad que cuando la mujer sale de su casa a trabajar se siente activa, útil, óptima, que da para pensar si sólo se trata de un cambio de época o si las mujeres de antaño reprimían la infelicidad que podía producirles quedarse todo el tiempo haciendo las tareas del hogar. De cualquier modo, el tiempo que corre juega a favor de este nuevo tipo de “señora”, que logra buena parte de su realización personal de acuerdo con su actividad laboral puertas afuera, aunque siempre -eso es invariable a las épocas- haya que hacer tareas puertas adentro.

El trabajo, los objetivos de superación se convirtieron en un espejo en el que se reflejan muchas y así lo demuestra un estudio realizado por Discovery Home & Health (que también encuestó a mujeres en Brasil, México y Colombia), que concluye que el índice de felicidad es más alto entre las argentinas que trabajan (73% dijo que sí) por sobre aquellas que no lo hacen (el 58%).

“La realización personal es fundamental, y el trabajo es uno de los pilares para lograr la autorrealización”, cuenta Fernando Roca, gerente de Research de Discovery Networks Latin America/US Hispanic, en declaraciones a entremujeres.clarin.com. Si bien es muy valorado tener trabajo y lograr una independencia económica, es mucho mejor para la mujer encontrar un trabajo “donde pueda disfrutar lo que hace, desarrollarse, construir una carrera, progresar y alcanzar las metas que se plantea”, agrega. Por eso las capacitaciones que brindan algunas empresas son muy valoradas, con niveles mucho más altos de aceptación en mujeres que en hombres.

Entre los datos de la encuesta surge, además, que menos de la mitad (el 41%) de las madres que trabajan se sienten culpables por dejar a sus hijos para ir a trabajar; y sólo una de cada tres desearía no tener que trabajar. Por otro lado, únicamente un 11% de las madres que trabajan cree que no es posible tener una carrera exitosa y ser una buena madre al mismo tiempo. “Las mujeres que son madres no viven con culpa por dejar a sus hijos a la hora de ir a hacer sus cosas: trabajar, estudiar, ir al gimnasio. Y que las madres sean más felices habla de la importancia que le dan a su desarrollo personal y no por eso se sienten malas madres”, añadió Roca.

Hoy por hoy, la mujer toma con igual seriedad el ser madre y sus propias necesidades, del mismo modo que el hombre es cada vez más “casero”. En cualquiera de los casos, estar bien en tu interior, hace que estés bien para los demás... Tus hijos incluidos.

Hay que animarse a ser

Construirse como persona empieza desde dos caminos: por inercia del propio crecimiento o por decisión de trabajar participativamente en ello. El primero no es posible de “reandar”, pero el segundo no sólo permite hacer y deshacer, sino que puede iniciarse en cualquier momento. De ese modo, cuestionarse puede ser una buena manera de asumir una personalidad más sana o, al menos, más vinculada con nuestras reales sensaciones.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído