Una vecina teme que envenenen a Dallas, su perrita pitbull

El sábado se conoció el caso de un pitbull que mató a un perro mestizo en el barrio San Pablo y se dio la casualidad de que a menos de una cuadra vive Dallas junto a sus dueños, Romina y Marcos. Por esta razón, la gente cree que fue ella, aunque nada tuvo que ver con el ataque.

El sábado 6 de julio se dio a conocer el caso de un pitbull que mató a un perro mestizo en el barrio San Pablo y, ahora, una vecina que reside en la zona aseguró que teme por la seguridad y bienestar de su mascota, ya que algunas personas la confundieron con el animal que protagonizó el ataque. Es que, además de ser de la misma raza, también posee características físicas similares, pero nada tuvo que ver con el altercado. La situación reflotó el estigma que pesa sobre los pitbulls y la falsa creencia colectiva de que todos nacen con el mismo nivel de agresividad y brutalidad.

Romina es de General Roca, pero hace ya algunos años reside en Cipolletti junto a su pareja, Marcos, y sus mascotas; una perra pitbull de seis años llamada Dallas y una salchicha arlequín, a la cual bautizaron bajo el nombre Mila. A amabas las describe como perras amorosas, juguetonas y, sin dudas, amantes de la playa y los cariños. En el barrio todos las conocen y saben de su buen carácter, como así también de la bondad que las caracteriza.

Te puede interesar...

La familia de Dallas hace hincapié en la tenencia y crianza responsable de mascotas. "Lo perros no deberían estar sueltos, sino siempre bajo el resguardo de sus dueños", remarcó Romina.

Sin embargo, un hecho ocurrido el fin de semana pasado puso en riesgo la seguridad de Dallas. Una empleada del colegio Crear denunció que un pitbull atacó y mató a otro perro, que se encontraba junto a su dueña esperando su turno en la veterinaria. Por los gritos, todos creyeron que se trataba de un robo, pero cuando salieron a ver lo que sucedía advirtieron que era una pelea entre perros, la cual terminó de la peor manera.

Embed

El caso, como sucede en general con los ataques de pitbull, tuvo gran resonancia en los medios de comunicación. No obstante, en esta ocasión se dio la casualidad de que a tan sólo una cuadra del lugar de los hechos vive Romina junto a su perra pitbull. Por esta razón, la familia teme que alguien quiera envenenarla o hacerle daño, a pesar de que siempre esté adentro de su casa y bajo el resguardo responsable sus dueños.

“Por la coincidencia de que pasó en la misma cuadra con un perro de la misma raza y el mismo color, ahora la gente cree que fue la nuestra y, sinceramente, tenemos miedo de que le hagan algo. Cuando pasó todo, un hombre que iba en bicicleta frenó en frente de mi casa cuando yo intentaba guardar mi camioneta y Dallas estaba haciendo pis en la vereda. Me preguntó si era mía, le dije que sí y se fue insultándome. En ese momento no entendí nada porque la nota en los medios la leí recién el lunes. Lamentablemente, hay personas que se enervan con estas cosas y creen que hay que matarlos a los perros, y no es así”, contó la joven en diálogo con LMC.

dd

Dallas

A su vez, se refirió a la responsabilidad que implica tener y criar a un pitbull. “A nuestra perra la tenemos desde los 35 días y se la crió con mucho amor, por eso ella es súper buena. Fue educada con la responsabilidad que requiere, porque no es una raza para cualquiera. Ella duerme en la cama abrazada conmigo, pero al final termina pagando los platos rotos de los perros que han sido educados con agresividad y falta de responsabilidad”, concluyó.

Lo cierto es que tanto Dallas como Mila viven en un entorno lleno de buenas energías y amor, además de ser parte de una familia que las cuida con dedicación. Hoy, lo único que Romina desea es poder pasear y permitir que su pitbull socialice y viva libremente por las calles de la ciudad sin el miedo de que alguien quiera hacerle daño.

Dallas

Los pitbulls, desde la mirada de un profesional

El reconocido veterinario Sergio Gómez dialogó con LMC sobre los estigmas que recaen sobre los pitbulls y los mitos y realidades sobre la raza.

Al respecto, el profesional explicó que todos los perros, independientemente de la raza, nacen con un 30% de agresividad y que el porcentaje restante de su carácter depende de cómo sea criado y la responsabilidad de los dueños a la hora de llevar adelante esta importante tarea.

“Cualquier perro, si lo tenes atado, encerrado y sin socializar, seguramente va a ser agresivo. En el caso del pitbull, resulta que tienen una estructura ósea importante y no es lo mismo que te muerda uno de ellos a que te muerda un caniche, por ejemplo. Ellos ya tienen ese gen y se suma el hecho de que fueron creados para pelear. Por eso, si se los estimula de manera negativa, van a ser terriblemente agresivos. Lo cierto es que yo atiendo pitbulls que son muy buenos”, detalló Gómez.

LEÉ MÁS

Operaron al cachorrito herido por un perro más grande

La Fiscalía rescató a un perro que sufría maltrato

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas


Lo Más Leído