Unidos por el aire y la montaña

Atraídos por las condiciones naturales que ofrece el Norte neuquino, más de 25 pilotos del país y del extranjero participan del XIII Encuentro de Vuelo a Vela.

El evento que se realiza en Chos Malal finalizará el 8 de diciembre, cuenta con seis naves monoplaza y cuatro planeadores biplaza.

Chos Malal > Como cada año, pilotos de todo el país y de distintas partes del mundo se reúnen en esta localidad para el XIII Encuentro de Vuelo a Vela en montaña. Así, los visitantes llegan atraídos por las condiciones naturales que ofrece el lugar para practicar la actividad. En esta oportunidad, el encuentro está organizado por varios aeroclubes de distintas ciudades como Rosario, Córdoba, Bolívar, General Roca, Santa Rosa, La Pampa, Tandil y San Martín de Mendoza.
Entre los pilotos que participan, se encuentran Agustín Casas, Cholo Miranda y Ramón Chialvo, principales impulsores del vuelo a vela en montaña. El evento, que finalizará el próximo 8 de diciembre, contará con seis naves mono plaza y cuatro planeadores biplaza. Estos últimos se utilizarán para que los pilotos que participan por primera vez puedan adquirir experiencia. En tanto, el avión remolcador lo aportó el aeroclub de San Martín de Mendoza.
Para los próximos días se espera la presencia de 25  pilotos de distintos puntos del país y de otras partes del mundo como España y Brasil.

Experiencias

Los pilotos Sebastián Nicola y Eduardo Collazuol llegaron desde Rosario y, por primera vez, del evento. Collazuol debutó ayer en este tipo de vuelos. Efusivo, no paraba de contar su experiencia y de intercambiar opiniones con el resto. «Yo que vengo de volar en llanura no encuentro palabras para expresar la sensación que se siente volar en montaña. Es maravillosa», exclama. Y agregó: «El piloto que practica el vuelo a vela no puede dejar de venir a este lugar. En la llanura, para ascender 1.500 metros hay que encontrar el día, acá esa altura se consigue rápidamente y se sube con una velocidad impresionante. Es todo lo contrario de allá. Acá lo que cuesta es bajar, además las ondas tienen mucha suavidad».
El piloto no sale aún de su asombro, inclusive con el paisaje. «Es hermoso y hay puntos de referencia bien marcados como el volcán Domuyo, El Tromen, el Caycallen el Cerro Negro y el río Neuquén», explicó. Y agregó: «Me gustó la amabilidad y la calidez de la gente en un pueblo que todavía se maneja con las puertas abiertas de sus casas».
Los organizadores del XIII Encuentro de Vuelo a Vela destacan la colaboración del gobierno provincial, la predisposición de los trabajadores del aeródromo Oscar Reguera, los hermanos Custodio y Norberto Gutiérrez y de Manuel Maldonado.
Muchos pilotos que volaron en la zona indican a Chos Malal como el mejor lugar del mundo para la práctica del vuelo vela en onda de montaña. Es que ofrece tres condiciones naturales  que lo destaca de los demás lugares.
La onda de montaña -el aire del Pacífico que pasa por la cordillera- se seca y se eleva. En la onda térmica, el sol calienta el piso y, a su vez, calienta el aire y se forma una onda ascendente que se aprovecha por las naves. La dinámica -el viento que va pegando en la cordillera- genera ondas que son aprovechadas por los pilotos para subir.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario


Lo Más Leído