Vinculan la desaparición de Air Comet con Aerolíneas Argentinas

Aparentemente el grupo Marsans transfería dinero, combustible y aviones a esa firma española, relegando la aerolínea de bandera nacional.

Buenos Aires - La aerolínea española Air Comet, propiedad del grupo Marsans, cerró hoy después de exactamente un año de la reestatización de Aerolíneas Argentinas (AA), firma que le habría transferido combustible, dinero y naves mientras estuvo en manos privadas.


El secretario general de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas, Jorge Pérez Tamayo, aseguró hoy que la aerolínea española Air Comet "se fundió porque dejó de ser financiada por la aerolínea de bandera local".


Air Comet pertenece al grupo empresario español Marsans, el mismo holding que había operado AA desde 2001 y hasta 2008, cuando el Gobierno de Cristina Kirchner impulsó la reestatización de esa aerolínea de bandera.


Esta firma fue creada bajo el nombre de Air Plus Comet en diciembre de 1996 tras el cese de operaciones de Oasis Airlines, principal operador de los vuelos de los touroperadores Club de Vacaciones y Pullmantur pertenecientes a Marsans.


Trascendió además que Air Comet sería una de las mayores accionistas de la compañía aérea Air Pampas, una aerolínea que no consigue autorización de la secretaría de Transporte de la Nación desde agosto de 2007.


Según declaraciones de Pérez Tamayo a Noticias Argentinas, la compañía Air Comet volaba gracias a que Marsans le transfería combustible, repuestos y hasta naves de AA, pero con la reestatización de la aerolínea local, "el negocio se terminó".


"Air Comet es la consecuencia del vaciamiento de AA. A través de esa firma, Marsans se quedó con millones de dólares de los argentinos. Y habría que reclamarlo", dijo el sindicalista.


La aerolínea española entró en default el lunes último, dejó de volar sin aviso previo este martes y cientos de pasajeros quedaron varados en Madrid debido a esa situación, entre ellos muchos argentinos y latinoamericanos.


Además, la firma española anunció a los sindicatos del sector que los 640 empleados de la empresa habían sido despedidos y responsabilizó por la situación a un juez británico.


El juez Kevin Castel, de la Corte Suprema de Londres, embargó a la empresa por una abultada deuda y tras ello Marsans decidió inmediatamente decretar el cese de los pagos.


La empresa tiene una deuda por sus aviones con el banco alemán Nord Bank que llega a los 25 millones de dólares, razón por la que esta entidad presentó una demanda ante una corte judicial en Londres.


Tras el cierre, el piloto Pérez Tamayo, acérrimo enemigo de Marsans en el conflicto de AA, afirmó a esta agencia que si la aerolínea de bandera no era reestatizada por aprobación del Congreso el 17 de diciembre pasado, "iba a terminar como Air Comet".


El sindicalista dijo que los aviones de la empresa española cargaban combustible en Bogotá, Lima y Madrid pero con facturas a nobre de AA, al igual que cuando iban a reparación y se tenían que afrontar el pago de mano de obra y repuestos.


Además, denunció que cuando todavía era Air Plus Comet se llevó seis naves Boeing Jumbo 747/200 pertenecientes a AA y las devolvió una década después "totalmente destrozados e imposibles de reparar".


Esos aviones, según Pérez Tamayo, fueron alquilados por la OTAN para enviar soldados europeos a Medio Oriente cuando recrudecieron los conflictos en Irak, a partir del 20 de marzo de 2003. (NA).-

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario


Lo Más Leído