¡Arriba las manos, vengo a llevarme todo!

Boca superó al Granate y definirá la Copa Argentina ante Central. El líder del torneo clasificó a la Libertadores 2016 y va por el doblete.

Ssan Juan.- El factor psicológico juega un rol importante en el fútbol y, desde ese aspecto, el partido de ayer era clave para Boca. Ganar, y de la forma en que lo hizo el Xeneize, significaba salir fortalecido, olvidarse pronto del traspié frente a Racing e ir por todo en el final de la temporada. Perder representaba otro golpe y acrecentar el temor a quedarse sin nada en el final de una temporada en la que fue gran animador.

Lo cierto es que en un torneo que ya lo vio como campeón en 2012, Boca se clasificó a la final de la Copa Argentina al derrotar por 2 a 0 a un tibio Lanús en el estadio Bicentenario de San Juan. El Xeneize definirá el certamen con Central, que eliminó a Racing.

Nicolás Lodeiro, a los 13 minutos de la primera etapa, inauguró el marcador para el elenco de Arruabarrena, mientras que Carlos Tevez estableció las cifras definitivas a los 30 del mismo período con un golazo. El equipo granate terminó con dos jugadores menos por las expulsiones de Gustavo Gómez a los 34 minutos del complemento y de Matías Fritzler sobre el final.

2 finales de Copa Argentina tuvo Boca, que ya jugó la instancia decisiva en 2012 y la ganó.

Diferencia de jerarquía

En un trámite friccionado y con escasas ideas, el equipo del Vasco le sacó una apreciable ventaja a su adversario debido a la mayor capacidad cualitativa de su plantel. En determinadas jugadas se advirtió la diferencia entre un conjunto granate que no dio la talla en todo el cotejo ante un Boca que, si bien no jugó un partido descollante, se mostró efectivo en el área rival, en especial en la primera mitad.

Una torpeza del central Braghieri, quien empujó groseramente a Meli en el área, le permitió a Lodeiro ejecutar un penal para colocar en ventaja a su equipo con un remate alto a la izquierda de Ibáñez antes de llegar al cuarto de hora inicial.

Ni siquiera esa circunstancia hizo reaccionar a un Lanús sin volumen de juego y con defecciones individuales muy marcadas, que no fue capaz de asomarse a las inmediaciones de Orion en todo el período inicial.

La categoría de Tevez y el excelente partido de Lodeiro establecieron claras diferencias a favor del equipo de la Ribera, en desarmonía con un Lanús inconexo en defensa y con la carencia de profundidad apuntada.

El Apache, quien le ganó la posición a Gómez tras una veloz corrida por izquierda, resultó el encargado de alargar las cifras a los 30 minutos.

El complemento vio a un Grana algo más adelantado en pos de un descuento, que Orion evitó al desviar un remate desde corta distancia de Román Martínez a los 9 minutos.

Salvo por esa aproximación descontextualizada, Boca siempre mantuvo el control del partido y si no llegó a ampliar las cifras, fue sencillamente porque no se lo propuso. Así, el Xeneize avanzó tranquilamente a la definición de la Copa Argentina, se clasificó a la Libertadores 2016 y va por la doble corona.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído