Diez años de cárcel por un asesinato en Plottier

Jorge Perdiguera fue condenado por matar de una puñalada a Hernán Oliva, en diciembre de 2010.

Durante los alegatos, el fiscal de Cámara había pedido 13 años de prisión. La querella, en tanto, exigió 17.
 
Neuquén > La Cámara Criminal Segunda condenó a la pena de diez años de prisión efectiva e inhabilitación absoluta a Jorge Ariel Perdiguera, de 31 años, alias “El Mono”. Los magistrados, de manera unánime, lo responsabilizaron de asesinar a puñaladas a Hernán Oliva, en la noche del 30 de enero de 2010 en el interior de un bar ubicado en el barrio El Chacay, de la localidad de Plottier.
El juicio oral y público contra Perdiguera se desarrolló durante dos días en el edificio judicial de la calle Irigoyen casi Carlos H. Rodríguez, donde desfilaron numerosos testigos propuestos por las partes.
El fiscal de Cámara Rómulo Patti sostuvo en su alegato que las pruebas de cargo que pesan sobre el imputado permiten atribuirle de atacar y reprocharle a la víctima que por su culpa su hermano había sido demorado por efectivos policiales.
Patti expresó también que varios testigos fueron concluyentes al momento de incriminar a Perdiguera como el autor del delito. Aseguraron que extrajo de entre sus prendas un cuchillo con el que le asestó una puñalada a la víctima y escapó del lugar.
Calificó el hecho como homicidio simple y solicitó a los jueces Héctor Dedominiche, Víctor Andrada y Andrés Repetto que se condene a Jorge Perdiguera a la pena de 13 años de prisión.
 
Más años
El abogado Carlos Vacaro, que representa a la familia de la víctima, también fue terminante al momento de sostener la acusación contra el detenido. Valoró las declaraciones escuchadas en las audiencias de debate y en ese sentido reclamó al Tribunal una sentencia de 17 años de prisión.
Dedominiche, autor del primer voto, dijo que como lo expresara el Ministerio Público Fiscal, tanto la materialidad objetiva del hecho como la participación en el mismo del imputado Perdiguera se encuentran debida y legalmente acreditada.
El juez asignó especial importancia a las declaraciones de una persona que estuvo en el lugar de los hechos y que nada tiene que ver con la víctima y el imputado. Consideró que el testigo fue “claro en su relato, que no dejó ningún tipo de dudas sobre el hecho y sobre la conducta del detenido”.
El juez Andrada señaló que la muerte violenta de Oliva está “fehacientemente probada”. Añadió que las evidencias demuestran que la agresión mortal ocurrió en el interior del local comercial sito en la calle Traful, Manzana 52, Lote 52, en Plottier.
Andrada afirmó también que debe “tenerse por cierto que se trató de una agresión directa, no de una reacción justificada”.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído