La foto que despertó una Banda de tuits

Furor por la imagen de Messi con la camiseta de River sobre los hombros, luego de la final.

Buenos Aires.- No había pasado más que un par de horas de la histórica final del Mundial de Clubes, y Messi volvía a ser noticia, esta vez fuera de la cancha, por culpa de un par de hinchas de River que lo increparon en el aeropuerto, enojados porque Lio les había marcado un gol bajándola con la mano y porque no tuvo piedad con el Millonario en suelo japonés.

Una semana después, la Pulga vuelve a ser noticia, ya que se viralizó en las redes sociales una foto inocente pero que causó mucho revuelo: Lio con la camiseta de la banda sobre sus hombros, en pleno vestuario millonario, adonde fue a saludar luego de la final que coronó al Barcelona como el mejor equipo del mundo.

La Pulga, siempre en las filas del Barça, hincha de Newell's desde niño, sólo se puso las camisetas de esos dos equipos, además de la del seleccionado argentino, y también ya ha hecho público su amor por la Lepra. Pero Rodolfo D'Onofrio, presidente del Millo, ya había aclarado luego de la final perdida que Messi "sentía" a River, y algunos hinchas del equipo de Núñez se ilusionan con su simpatía millonaria, lamentando aquella oportunidad que tuvieron de tener de su lado al mejor jugador del planeta, cuando a los 11 años decidió irse a vivir a España porque el club catalán sí podía costear un tratamiento hormonal para potenciar su crecimiento que tanto los rosarinos como River se habrían negado a pagar.

"Cuando marcó el gol levantó la mano pidiendo disculpas, felicitó al club por haber salido de donde estábamos, me contó cuando estuvo a punto de ser jugador de River... Siente River".Rodolfo D'Onofrio El presidente del Millo y su cruce en el Mundial con Lio.

Glorias enganchadas

La foto junto al utilero de River, Pichi Quiroga, en el vestuario de Yokohama, hace recordar a otras instantáneas en las que grandes ídolos lucieron una camiseta rival al menos por un ratito. Una de ellas es la que muestra a Diego Maradona probándose la remera de River (el Diez aseguraría, años más tarde, que nunca llegó a ponérsela del todo), tras un duelo entre los de Núñez y Argentinos en 1980. Ese año, el Millo quería comprar a la nueva gran figura del fútbol argentino, pero en la puja se metería Boca y se llevaría al Diez en 1981.
Los hinchas de Independiente sostienen que Diego era, de pibe, fana del Rojo y de Ricardo Bochini. El Bocha, que sólo se puso la camiseta del Diablo en su carrera, fue enganchado al final de su carrera vistiendo la azul y oro, luego de un amistoso de verano en Mar del Plata en el que intercambió su camiseta.

Cinco regalos

Esa imagen no fue el único recuerdo que se llevó el argentino del equipo rival. El 10 del Barça se trajo cinco camisetas del club de Núñez. El arquero Marcelo Barovero, el defensor Lionel Vangioni, el mediocampista Leonardo Ponzio y el delantero Javier Saviola le regalaron sus camisetas a Lio en el vestuario. La quinta fue una firmada por todo el plantel y el cuerpo técnico dedicada especialmente para el rosarino.

Pero él también les regaló algo a los jugadores millonarios: Matías Kranevitter se quedó con la codiciada camiseta número 10 de Messi y Barovero -quien le tapó un brillante mano a mano con el duelo en cero- se quedó con los botines del astro argentino.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído