Macri: "Que hinche por River es complicado"

El presidente electo no ocultó su amor por Boca, que lo lanzó a la política: 3 mandatos, 16 títulos y varias peleas.

Neuquén.- "Que hinche por River es complicado", dijo ayer Mauricio Macri, en su primera conferencia de prensa tras haber sido elegido como el nuevo presidente de Argentina. Y a pesar de los temas de agenda y de relevancia para el país, no faltó la pregunta futbolera que le vino como anillo al dedo al líder de Cambiemos.

Teniendo en cuenta que en diciembre, a pocos días de que asuma como primer mandatario (10 de diciembre), el Millo estará en Japón disputando el Mundial de Clubes, la pregunta llegó: ¿Hinchará por River, como equipo de nuestro país?

Con sonrisa pícara como en sus viejos duelos dialécticos con Ramón Díaz, respondió: "Ya lo dije, si ganan en Japón, voy a recibirlos porque es un honor que gane un equipo argentino". "Pero no podría hinchar por River. Sería complicado", resumió quien fue presidente del Xeneize entre 1995 y 2007.

Fútbol y política

No es casualidad que el fútbol esté ligado a la vida política de Macri. Desde que comenzó su campaña para presidir a Boca, siempre se supo que el interés real del jefe porteño era otro, teniendo en cuenta su identificación con el sector empresario del país. Asumió en 1995 cuando le ganó la pulseada a Antonio Alegre. Sin embargo, ese día no fue el mejor para Macri, ya que Boca perdió 6-4 en la Bombonera ante Racing y un par de fechas más tarde terminaría perdiendo el torneo local, con el regreso de Diego Maradona luego de 14 años.

Con una impronta comercial, comandó al club de la Ribera hasta 2007 generando cambios significativos. Modificó los palcos del estadio, generó un fondo de inversión y propuso que los dirigentes avalen con su patrimonio las finanzas del club. Al mismo tiempo, elevó a AFA uno de los proyectos más polémicos de los últimos años, que fue desestimado por gran parte del fútbol argentino: convertir los clubes en sociedades anónimas.

No pudo tener éxito con Bilardo y Veira, los entrenadores elegidos haciendo encuestas entre los socios, pero a partir de la llegada de Carlos Bianchi en 1998 todo cambió: Boca logró 16 títulos bajo su gestión, y la época más gloriosa del club en su historia, llena de festejos y de ídolos con los que no siempre se llevó bien, le dio el éxito necesario para proyectarse en la arena política y transformarse en el primer presidente surgido del fútbol.

La camiseta azul y oro, en la imagen de su triunfo


Boca y la política parecen unirse siempre en la vida de Mauricio Macri. Como si fuera un guiño del destino, el domingo, apenas finalizado el conteo de votos de las elecciones presidenciales, se pudo observar en cada medio de comunicación la silueta del país con la división de votos por provincias. El norte y el sur estaban pintados de azul (el color de Scioli) y en el centro quedó una franja amarilla (el color de Macri), simulando así la camiseta del Xeneize.

Fue procesado siendo dirigente


Mauricio Macri, en octubre de 2002, fue procesado por el juez Juan José Mahdjoubian por administración fraudulenta en la compra de los sistemas de video para controlar la seguridad en los estadios. Boca pagó u$s 1.214.730, mientras que otros clubes como River pagaron un monto apenas superior al medio millón de dólares. La Justicia falló a su favor en junio de 2003 Dos años después, el magistrado también fue destituido.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído