Qué dilema: ¿cama adentro o afuera?

A algunos no les gusta que sus mascotas anden por la casa. ¿Qué hacer con el frío?

La decisión de dejar que nuestro perro habite dentro o fuera de la casa es una de las más determinantes. Más allá del afecto, es un tema que puede generar discordia entre distintos integrantes de la familia, porque a alguno no le gusta o porque sufre de alergias, entre una infinidad de motivos.
Sin embargo, el cambio de clima y las bajas temperaturas muchas veces nos llevan a replantearnos qué hacer.

Quienes defienden la posición del cama adentro, argumentan, entre otras cosas, que la naturaleza social de los perros se ve afectada viviendo afuera. Esto es debido a que, en general, si pasan mucho tiempo aislados en el jardín su comportamiento se verá afectado, llevándolos a hacer pozos o distintas travesuras en algunos casos, o a volverse muy territoriales y hostiles en otros.

Hay que tener en cuenta además dónde se lo deja, ya que no es lo mismo que esté en un patio, donde puede correr y recrearse, que en una terraza, donde el aislamiento la parecerá mayor.
Otra variable a tener en cuenta es que no todas las razas se adaptan a cualquier clima, por lo que temperaturas excesivamente bajas podría afectarlos.

Abrigados o al natural: Los perros cuentan con su propio abrigo: el pelaje, aunque dependerá de la raza si necesitan ropa o no.

Si es una decisión tomada, es importante proporcionarles una cuchita bien acondicionada, que tenga buen aislamiento, una superficie acolchadita, además de alimento y agua fresca a diario. Por supuesto que esto no nos libera de sacarlo a pasear ni mantener contacto con ellos.

Si, por el contrario, la decisión es dejarlos dentro, lo fundamental es educarlos. Enseñarles a pedir para hacer sus necesidades, establecer espacios exclusivos y reglas concretas. Por ejemplo, hay personas que permiten que se suban a camas y a sillones, mientras que para otros ese es territorio vedado para sus mascotas.

Más allá de lo que elijamos, siempre habrá que mantener un equilibrio. Recordá que todos los perros necesitan recrearse y tener paseos afuera, pero también necesitarán interactuar y ser parte de la familia, en definitiva, de su nueva "manada".

Frío, frío

Sergio Gómez (veterinario)

Comienzan los días de frío y los problemas respiratorios en las mascotas. Las que están afuera durante todo el año no tienen problemas, siempre y cuando cuenten con un refugio en el patio que puedan usar, acondicionado como una cucha. Las comerciales son buenas siempre y cuando el perro la use, ya que muchas veces sus dueños la compran y el perro no la quiere y quedan de adorno en el patio. Hay que enseñarle a usar ese refugio colocándole agua, comida o su juguete preferido adentro hasta que se acostumbre. Se puede colocar fardo de pasto o algún colchón para que esté más cómodo. En cuanto a su plan sanitario, es bueno en esta época colocar vacunas respiratorias (que evitan la tos) y hacer la desparasitación. El pelo del perro es muy buen aislante del frío. La ropita para mascotas se deja a elección de cada dueño con su veterinario para ver si es conveniente o no utilizarla. Como moda está bien colocarle una, pero hay perros que detestan usarla y en un segundo la rompen y no se dejan poner nada. No le insista. Si no quiere, no quiere. Piense que el frío y la humedad a ellos también les afecta. Póngase en su lugar y bríndele lo que él se merece: un lugar donde pueda estar bien. Los gatos no tienen problemas. Ellos son más independientes. No le coloque ningún abrigo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído