Reciclar la realidad

El documental "La historia invisible", del Grupo de Boedo Films de Buenos aires, se proyectará por primera vez en la región. Basado en los mapuches, recupera la historia de la conquista del desierto.

Neuquén > El preestreno nacional de “La historia invisible”, de Claudio Remedi, tendrá cita en la Patagonia. Se trata de un documental que acopia historias de vida para reconstruir la conquista del desierto, la identidad mapuche y una realidad que se recicla a través de distintas miradas. Se proyectará mañana a las 19 en la Unter (San Juan y Gelonch de General Roca), el sábado a las 19 en La Conrado (Irigoyen 138) y el domingo a las 18 en el Andén de La Estación (General Roca).
“Vamos a estrenar este documental de largometraje que hemos producido en varias ciudades de la Patagonia. Es nuestra tradición, como grupo de cineastas y de documentalistas, hacer los estrenos en los lugares en los que hemos filmado, por eso coordinamos con varios protagonistas que viven en General Roca para estrenarla en el contexto de el Trawuleiñ (un encuentro cultural mapuche que se realiza este fin de semana) y también en Neuquén. La idea del documental es que dispare una temática, una polémica, y desde ahí se abrirá un debate con el público para que pueda participar y dar su opinión”, contó Remedi.
"La historia invisible" es producto del trabajo de realizadores audiovisuales del Grupo de Boedo Films de Buenos Aires, integrado por Claudio Remedi (dirección), Lucas Martelli (fotografía), Gabriela Jaime (diseño de producción y montaje), Horacio Almada (sonido), Oriana Tizziani (producción en rodaje) y Catriel Guerreiro y Manuel García (música).
En un cruce de géneros en el que por momentos el documental se mezcla con la ficción, se cuenta la historia de Anahí, una mujer que tiene un sueño que cambia su vida en el momento que reconoce en el espejo el rostro de su verdadera identidad. Ella es parte del pueblo mapuche diezmado por un Estado que a través de la historia oficial invisibilizó la existencia de los pueblos nativos. Se aborda así la conquista del desierto y el significado de aquella ofensiva para desalojar a los pueblos originarios, trenzado con el presente de Anahí en el que aparecerá soñando, con los ojos abiertos. En el mundo actual, ella es docente, vive en la ciudad y comparte su experiencia de recuperación de la identidad y la cultura mapuche con los otros protagonistas.
“Uno de los objetivos del filme es tratar de reconstruir el relato histórico y dar cuenta de cómo se recupera o de qué huellas han quedado de todo aquello en la actualidad, a través de la historia de los protagonistas o de quienes han tenido lazos familiares. Particularmente nos interesaba abordar cómo se siente ‘el ser mapuche’ hoy en la Argentina. Tratamos de despegarnos de las comunidades vistas desde el estereotipo, no queríamos caer en esa representación. Así descubrimos historias de vida de los que son los protagonistas de la película. En el relato del momento, se da una cosa muy fuerte, en el cual la gente se da cuenta que su origen es otro y esos procesos son interesantes y llaman a la reflexión”, comentó el director.
 
Motivaciones
La película se filmó a lo largo de tres años, en las provincias de Buenos Aires, La Pampa, Neuquén y Río Negro, y concretamente las historias se desarrollan en las ciudades de General Roca, Neuquén, Centenario, Bariloche y en Río Manso.
En cuanto a los motivos que los inspiraron a abordar este tema, el director contó: “Es un largo recorrido a través de la motivación personal, porque yo viví siendo estudiante del secundario los festejos del centenario de la conquista del desierto, y tuve la oportunidad de conocer en Buenos Aires, cuando era muy chico, a Inés Painé. Eso quedó rondando en mi memoria, y mucho tiempo después en el grupo comenzamos a investigar la historia las campañas relacionadas con desalojar a los pueblos originarios de La Pampa y la Patagonia”.

Sujeto a cambios
Desde el Grupo de Boedo aseguran que no muestran la historia tal cual es, sino a través de los intersticios: “Cada película que uno hace es una mirada, desde lo que nosotros sentimos y decimos, porque la historia es compleja e inabarcable. Es sólo un punto de vista y dentro de él aparecen las huellas o la cultura viva. Creemos que la historia no es una pieza de museo, sino que se expresa en las vivencias y se hace carne en la cotidianidad”, explicó Claudio Remedi.
En cuanto al trabajo concreto del filme, en un principio se elaboró un guión inicial, que fue modificándose a medida que el proyecto avanzaba: “Hubo un guión previo, pero los documentales son muy abiertos. A medida que vamos trabajando en el campo, filmando o conociendo nuevas personas va alterando. Partimos de un guión porque la película, gracias a eso, tuvo el apoyo del INCAA”, dijo Remedi, y comentó que el dinero entregado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales fue muy importante para concretar el proyecto: “Desde el 2007 hay una nueva política de apoyo a los documentales digitales. Esto es producto de una movilización de los documentalistas y una larga demanda. En el país se ve en el hecho que de 2001 en adelante han crecido mucho los documentales, fundamentalmente independientes”.
 
Desde otro enfoque
No es la primera vez que el grupo se interesa en filmar en el Sur dos de sus documentales: “Fantasmas en la Patagonia” y “Agua de Fuego” fueron realizados en Sierra Grande y Cutral Co, respectivamente. Como contó Remedi: “Siempre nos tira, pero tanto “Fantasma de la Patagonia” como “Agua de fuego” trabajaban un tema de la coyuntura: vivencias traumáticas de estas localidades a nivel comunidad, como es el cierre de la mina de Hipasám o lo que fue la privatización de YPF. 'La historia invisible', es otro tipo de proyecto, porque el objetivo rondó en como dar cuenta de una historia -de la cual no hay imágenes, y las que hay son reconstrucciones esquemáticas- y el conflicto de fronteras, los fortines, las zanjas, esas huellas perdidas”.
Para llevar adelante este proyecto, el grupo acudió en un primer lugar a los archivos y documentos y más tarde recorrió territorios en busca de los protagonistas que aportaron sus historias de vida: “Para empezar el trabajo abordamos bibliografía, libros de Juan Carlos Walter, o del mismo Lucio Mansilla, y con el tiempo hubo otras lecturas como la de Walter Del Río, que trabaja como historiador a través de la historia oral. Después nos fuimos contactando con personas, más que con instituciones, y desde ese lugar se construyó el relato”, comentó Claudio Remedi.
La película también será presentada en Buenos Aires en los espacios INCAA y después pretenden que recorra otros lugares del interior del país, como Córdoba, Rosario, Posadas. “En las provincias hay un proyecto de estreno convencional, en salas, con permanencia y demás; y de forma paralela apuntamos a que se proyecte en centros culturales, escuelas secundarias, universidades o espacios públicos, en una doble circulación”, concluyó Remedi.

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído