“Soy un muchacho que hace canciones”

Roberto “Palo” Pandolfo se presentará hoy, a las 22, en Amelie, finalizando su gira por el sur “A cielo abierto”. Antes que eso suceda, el músico considerado como uno de los trovadores modernos, repasó etapas de su carrera que lo llevaron a convertirse en “Palo Pandolfo”, un producto nuevo que se hace de abajo.

El compositor repasará sus tres discos  en un show íntimo que  tendrá al músico local Ignacio Gentile. Este año editará su nuevo trabajo como solista.  
 
Neuquén > “Aquí estoy, bajo el sol, en un jardín a orillas del lago y de fondo la cordillera nevada… a cielo abierto”, expresó Roberto “Palo” Pandolfo dejando entrever el por qué del nombre de su primer gira del año por el sur “A cielo abierto”. Su agenda lo depositó en una primera etapa en Zapala, San Martín de Los Andes y Villa Pehuenia, lugar que eligió para recobrar energías. El tour organizado por su amigo y productor Jerónimo Guariglia lo llevó a recorrer en una segunda etapa Esquel, Bariloche, El Bolsón y Cipolletti para finalmente  arribar hoy a esta ciudad, donde en su última puesta en escena, oferecera todo su repertorio en Amelie (Elordi 139).
“El debut en Zapala fue genial. Fue muy festivo y algo descontrolado también”, señaló el músico que eligió el sur como punto de partida para repasar toda su carrera en una fiesta íntima y divertida. “Conozco el sur desde 1983 cuando vine por primera vez con la mochila. Es un lugar soñado donde tengo muchos amigos que me hacen el aguante y  también me ayudan con las fechas y recitales como es el caso de Jerónimo (por Guariglia). Vamos a tocar temas de “Ritual Criollo” y de toda mi carrera”, adelantó el compositor que esta noche en una primera mitad del espectáculo saldrá a escena sólo con su guitarra para luego compartir la velada musical con el percusionista local Ignacio “Nacho” Gentile y así finalizar con una agenda para retornar a Buenos Aires y ponerse a trabajar en su nuevo disco. “Palo” Pandolfo el hombre que decidió buscar las raíces y que siempre tuvo una mirada crítica y sensible de la sociedad y el ser.
 
¿Cómo está el presente de “Palo” por fuera de la gira?
Ahora estoy con la obsesión de componer de manera automática. Tomar la guitarra y escupir con melodía, armonía y letra, todo de una. Como una improvisación. Me obsesiona ese sistema. Estoy generando todo el tiempo el momento para ponerme con la guitarra el grabador y cantar cualquier cosa. Lo primero que sale de manera totalmente automática y después desgravar para ver que “carajo” dije. Buscar las palabras que fui balbuceando en la primera y segunda estrofa de manera improvisada. Y no son cosas que salen de la razón, sino del sentimiento como la melodía.
 
¿Se viene un nuevo disco?
Estoy componiendo el disco nuevo. Va a ser muy loco. Se plantea la esencia del automatismo. Espero terminar la gira y encontrarme con Gustavo Semmartín con quién produje el “Ritual Criollo” (2008). Con él armamos todo. Hacemos unos treinta temas para llegar a un disco de catorce.  El nombre lo tengo pero no lo puedo decir, porque se quema. Siempre me pasa eso. Lo voy a decir sólo cuando esté grabado y todo listo para presentarlo. El concepto ya está, el disco ya tiene nombre y  eso para mí es un alivio. En mi  vida es un logro (risas).  
 
Treinta años de carrera y seguís produciendo ¿Qué es la música en tu vida?
La música es una cosa que nos contacta con los mundos más puros y espirituales.
Porque la música es una vibración que se transmite en el aire. Es muy espiritual. Para mí la música es un don que nos ha dado la vida, la naturaleza y Dios para expresar los mundos inmateriales. En la letra está el romanticismo de la vida, está la lucha, la ética, el amor, las dificultades. En las letras hay un contenido más humano. La armonía que te transporta y la letra que te mantiene despierto. Le hago culto a la canción. Me desnudo como compositor, sigo aprendiendo, inventando sólo al componer.
 
¿Qué escuchas en la actualidad?
Escucho música de época. Jazz, música afroamericana y de latinoamérica. Estoy en contacto con Lisandro Aristimuño, tengo sus discos. Hay un movimiento de música de bandas y solistas que buscan sonidos acústicos de las raíces de Argentina. Buscan un trabajo en las letras, en la  estética. Hay un movimiento de música alternativa contemporánea. Escucho al grupo de folklore “Acá Seca”, a  Tomi Lebrero. Son líneas que no tienen que ver con el rock, que vienen como de la cultura pop, pero que buscan los sonidos acústicos. Es un movimiento del cual me siento parte. Hay un montón de gente buscando el tango, el folklore, las raíces, tratando de dar una poética, una estética, una forma de decir.
 
¿Buscando las raíces llegas a tu etapa de solista?
Tenía la intuición que tenía que hacer algo en el 2000 que era el año análogo a “Patria o muerte” (1988), que fue un disco en mi vida de quiebre tremendo, estético. En el año del Dragón (él es dragón en el calendario chino) dije: “tengo que hacer algo personal”.  Estaba cansado de ser el líder de las bandas. Me molesta esa palabra. Soy un muchacho que hace canciones, pero el liderazgo me quemó. Porque el ego es uno de los peores enemigos que tenemos.  Hacerme solista me permitió sacarme un montón de vestiduras de soberbia y de ego. Lo criollo empezó a surgir con Los Visitantes. Ensayábamos sin micrófono, o sea tocábamos hard core, pero tan chiquito era el volumen que dije: “voy a cantar sin micrófono”. Era lo que me fascinaba de Los Visitantes. Salirse de la bola de sonido infernal de Don Cornelio (grupo que lideró en los ‘80). La gente empezó a ver canciones más rápidas, más punk y otras más lentas,  hasta encontrar  aires de chacareras. Así empezó a surgir todo lo criollo que es el ancestro que uno tiene adentro. Acá, en suelo argentino, los ancestros hablan y nos salió toda la música criolla sin querer a partir de Los Visitantes.  
 
El cambio musical surgía pero vos elegiste estar sólo ¿Cómo lo viviste?
Me lancé como solista a principios de 2000, donde la inflación ya estaba instalada, pero no era tan tremenda como en 2001 cuando salió el primer disco “A través de los sueños”.  Tenía planeado una gira por la costa atlántica en enero de 2002. Pero había una paranoia total, el caos el corralito y la muerte. La represión, el movimiento loco de la gente. Se hizo como muy arduo el principio.
 
Y llega Antojos (2004), donde te convertís en intérprete.
 Siempre había intuido que iba a ser algo cómo intérprete. Cuando me propusieron hacer un disco con canciones de otros artistas me enganché porque lo había intuido y sabía que tenía que ser. Con las canciones aprendí mucho. “Antojos” fue una escuela para mí. Estudié versiones de otros cantantes, traduje, adapte canciones con mis palabras como la de Bob Marley (“Exodo”). Estuvo bueno el paso para llegar a “Ritual Criollo” con la frescura del amor de la vida. “Ritual…” es muy amado por la gente, las canciones son de amor.
 
Con tres discos y uno por venir, ¿Cómo te sentís en esta nueva etapa?
Creo que me consolidé de a pasitos subiendo una escalera larga. Creo que el producto “Palo Pandolfo” es un producto nuevo que se hace de abajo. El otro día en Zapala me paró un pibe de 20 años para hablarme. Creo que tengo un  lugar ganado. Me dijo: “te escuché ahora, no con Los Visitantes y me encanta”. Entonces es como una nueva gente que vengo cultivando de a poquito. Con shows para mí cada vez con más onda, que me parece que tiene que ver con la concentración, con el trabajo de yoga, con preocuparse por cantar, de tener bien los instrumentos y rodearme de buenos músicos, además de gente que tiene la vibración para compartir momentos felices. Estar con gente que sea sensible a lo que estoy diciendo.
 
Nombraste a Los Visitantes. Estuviste en Don Cornelio y La Zona. ¿Qué análisis haces de esos momentos con el paso del tiempo?
Mi primera banda data de 1978. Debutamos en 1979 y duró toda la secundaria hasta 1983. Se llamaba “Sempiterno”, que significa siempre eternos. La buscamos en el diccionario. Éramos hippies rebuscados (se ríe).  Con el nacimiento de la democracia en el ‘83 se forma “Don Cornelio y la Zona” y debutamos a fin de ese año después de mucho tiempo de ensayo.  Pasamos de ser “hippies psico volches” a ser modernos en un abrir y cerrar de ojos. Nos cortamos el pelo, vino la democracia, hubo un cambio cultural en Buenos Aires y creo que en  toda Argentina. Y nos comieron con toda esa ilusión de la fiesta, del despertar, de liberarse de los prejuicios y el intento de despolitizar una sociedad que en 1981 había empezado la militancia política (usando política como algo bueno). Finalmente con la democracia y la fiesta también entregamos el país al mercado. Pero ese es otro tema.  Casualmente Don Cornelio termina en el 1989 con Raúl Alfonsín.
 
Armas Los Visitantes ¿Te sentiste en la cima del éxito?
 No. Los Visitantes no estábamos en la cima del éxito. Era una banda que luchaba por el mango. Nunca ganamos mucha plata.  Lo que hago es vivir con la música y para la música. Tuvimos un año muy mediático con “Maderita” (1996) cuando nos contrata Universal Music que hizo mucha difusión radial para que los productos se vendan, algo que no tengo mucho últimamente.
 
Si bien estaban posicionados ¿Por qué se separan?
Los Visitantes terminan con el “Menemismo”. Con la década infame dos donde se corrompieron todas las bases sociales, políticas e industriales. Todo se fue al carajo en los ‘90. Vengo del ‘70, ‘80 y los ‘90, tengo perspectiva para decirlo. Igual no hablo de política. Hablo de humanidad. De la cocaína en la calle por ejemplo. La cocaína para chicos de doce o trece años. Hubo una apertura en esa época para un infierno tremendo. Se entregó todo, se dilapidó todo, se vendió una idea de primer mundo y esto es un país en desarrollo, es Sudamérica,  el tercer mundo. Es más utópico el primer mundo en Argentina que un país socialista. El “Menemismo” se vende y un poco, Los Visitantes nos vimos reflejados en esa sociedad de gente insensible que somos y  lo fuimos como viviendo en carne propia. También me hinchó las bolas el desequilibrio de Los Visitantes, que está todo dicho con el disco “Desequilibro” (1998),  ya que había un “quilombito”.
 
Titulaste los noventa como “la segunda década infame”. ¿Qué consideras fundamental en la vida de una sociedad?
Fundamental es la lectura. Si hay que luchar por algo es por cultivar la lectura. Me parece que es la clave de la sabiduría esta en la lectura. Es una característica del ser humano. Somos “Homo escribientes”. O sea, el conocimiento a través de la escritura es un logro de la humanidad. La clave de la sabiduría es leer y cultivar la mente, que es también una buena forma de que pase a un segundo plano, que se calle y que pasen los sentimientos. Uno cultiva la mente, la refuerza, la hace fuerte y justamente para eso está la lectura. Para buscar el conocimiento.
 
¿El conocimiento como herramienta para el pueblo?
La verdadera democracia es tener al pueblo instruido con capacidad de decisión. Ahí puede haber una democracia. Donde la gente en general pueda tener una perspectiva y pueda elegir lo que les convenga y no lo que les quieren imponer desde los medios masivos de comunicación.  Es una época donde hay demasiado poder de los medios, que son meros almacenes de ramos generales  que quieren venderte un producto. No les importa para nada tu característica de ciudadano. Te mantienen insatisfechos para que vayas y consumas. Hay que poner el acento en la cultura y la educación Y si no lo hace el estado lo haremos nosotros de a uno, en grupos o armando bibliotecas populares.
Hablaste de música,  política y sociedad. Dijiste que “Ritual Criollo” es un disco de amor ¿Qué es el amor para vos?
Me gusta una interpretación que es A Mort, que significa no muere. Es la luz, lo que no muere. El espíritu, el alma. El amor es una energía que nos atraviesa a todos. Todos somos una partícula espiritual. La roca es energía, la materia está compuesta  por partículas energéticas. Entonces todos estamos atravesados por ese amor, por esa energía. El tema es recibirlo y poder transmitirlo. Como un puente que sería como un objetivo del ser humano. Un puente entre el mundo de luz y el mundo material.

Disco Virtual


Existe un “disco virtual” de “Palo” que lleva por título "Intuición" y que sólo se puede escuchar en Internet. Precisamente, el material es un demo grabado en 2003 con su banda de entonces: Fuerza Suave y que para algunos seguidores significa su segundo disco. “Grabé un demo con Fuerza Suave en 2003. Pero a ninguna compañía le gustó. Dijeron que le faltaban temas comerciales. Entonces quedó sólo en un demo, que ahora está en Internet. Sería un segundo disco virtual antes de "Antojo".  A "Ritual Criollo" le iba a poner “Palo 3”, pero considero a Intuición, como mucha gente, como segundo disco. Es más hay gente que le gusta más Intuición que Antojo. Son temas míos frescos que grabé con una banda copada. Por eso lo considero mi segundo disco virtual. Una persona lo subió a Internet y sólo ahí se puede escuchar. No está en las disquerías” explicó.

Música de película


En 2006 Pandolfo recibió un llamado del director argentino Pablo Trapero, quién le comentó la idea de producir la música de su nueva película. “Palo” aceptó y junto al bajista Gustavo Semmartín  -con el que grabó "Ritual Criollo"- decidieron trabajar en la música de lo que sería “Nacido y Criado”.  “Me llamó Pablo Trapero para la música de “Nacido y Criado” y me dijo: “mirá como empieza la película”. El ya había puesto “Sangre” en todos los títulos. Así que hicimos diferentes versiones de “Sangre”. Fue como un leitmotiv que atraviesa toda la película con aires de chacarera, cuartetazo y otras cosas raras”, recordó Pandolfo sobre su participación la pantalla grande.  Y agregó: “Así que hicimos toda la música de la película. Le había presentado diez temas nuevos. Entre ellos la canción “A través de los sueños”, que no pudo entrar en el disco del mismo nombre porque todavía no la había grabado. Pero que sí lo pude meter en la reedición del disco “A través de los Sueños” (2007). Está como bonus track junto a la música que se escuchó en la película que se estrenó en 2006. De esta manera también se cerró un ciclo para mí, gracias a Trapero que me convocó y a Gustavo con quién la producimos".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído