Jorge Grass, vecino del barrio Cicop, aseguró que en el cruce de Godoy y Chajarí ya se han producido varios siniestros, que incluyen atropellos de peatones y ciclistas, choques a motocicletas y hasta impactos entre dos autos. “Algunos no son de gravedad, pero en otros ha tenido que intervenir la ambulancia”, sostuvo.

La presencia de una sucursal del BPN genera aún más movimiento y, en consecuencia, un riesgo mayor de accidentes. Sin embargo, Grass aclaró que los choques no sólo se producen en horario bancario y que son causados por los autos que transitan a alta velocidad.

“Queremos que pongan un semáforo o un atenuador porque exceden las velocidades permitidas”, dijo y afirmó que presentó varias notas en la Municipalidad pero aún no obtuvo respuesta por la llegada de alguna herramienta para ordenar el flujo vehicular.

Desde el Municipio, por su parte, explicaron que comenzaron a trabajar con datos aportados por la Policía para identificar cuáles son los puntos más conflictivos en materia vial así como el comportamiento de los semáforos en las esquinas más complicadas. El subsecretario de Planificación, Javier Soto Mellado, explicó que se analizará entonces cuáles son las estrategias para reducir el nivel de siniestros y aclaró que “hay otras alternativas además de los semáforos”.

El funcionario destacó el desarrollo de la calle Godoy como una nueva zona comercial y aseguró que se trabaja en la creación de un shopping a cielo abierto donde se priorice el paso del peatón, las bicicletas y el transporte público para dejar en último plano al auto particular.

Marcelo Bermúdez, secretario de Coordinación de la Municipalidad, aseguró que el proyecto ya fue elevado al gobierno nacional y se propone rediseñar esta zona comercial, que acrecentará su movimiento con la inauguración del Metrobús y del nuevo edificio municipal.

Medida: Desde el Municipio anticiparon que se colocarán más semáforos en la zona.

Un gran cambio para el sector

A partir del desarrollo comercial que tuvo la calle Godoy, desde la Municipalidad piensan en la posibilidad de generar un shopping a cielo abierto, que incluye una ampliación de las veredas para darle prioridad al peatón, así como mejor iluminación, reducción de la cartelería y una apuesta al arbolado urbano.

El proyecto se basa en la experiencia positiva que ya se dio en la Diagonal 9 de Julio, donde se generó una semipeatonal para fomentar la actividad de un polo gastronómico que se generó en la zona (ver nota aparte).

El objetivo es que la actividad comercial siga creciendo más allá del fenómeno que ya alcanzó en todo el oeste y que los vecinos no tengan la necesidad de llegar hasta el centro para hacer compras o buscar un lugar de esparcimiento.

Sería un polo comercial fuerte paralelo al que ya tiene en el centro de la ciudad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído