¿Cuál es la mejor forma de dormir?

Descansar de lado reduciría el riesgo de sufrir varias enfermedades.

Nueva York
En general, muchos tienden a cuestionarse sobre cuál es la mejor forma de dormir cuando intentan eliminar dolores de espalda o molestos ronquidos.

Sin embargo, pocos deben saber que la posición que elegimos para descansar también afecta a nuestro cerebro. ¿Cómo es esto?

Según un estudio realizado por la Universidad Estatal de Stony Brook (Nueva York, EE.UU.), la mejor posición para dormir es de costado, debido a que esta postura ayudaría a que se eliminen más eficazmente los residuos del cerebro, y por lo tanto podría reducir las probabilidades de desarrollar el alzhéimer, el párkinson y otras enfermedades degenerativas.

Para entender la importancia del "reseteo" cerebral y su vínculo con la posición para dormir, primero hay que atender al comportamiento de nuestro cerebro.

Limpio El cerebro se libera de toxinas durante el sueño y esta postura mejora ese procedimiento.

Aunque nuestro "cableado" de neuronas sólo supone el 2% del peso de nuestro organismo, gasta el 20% de nuestra energía, un rasgo que lo hace todo un órgano hiperactivo.

Su acción diaria produce residuos, al igual que otras zonas del cuerpo, pero con una diferencia crucial, el cerebro no los elimina por la orina o el sudor.

La solución con la que el cerebro depura sus desperdicios corresponde al flujo cefalorraquídeo, un líquido donde el cerebro flota y le sirve como amortiguador en caso de golpe, pero también para deshacerse de las toxinas durante el sueño.

Pero ¿cómo se relaciona ese proceso con la posición? Cuando descansamos, los espacios entre las células se abren facilitando el paso del flujo y la limpieza en el interior del cerebro para acabar drenándose por espacios venosos, y cuando dormimos de costado este proceso se vuelve más eficiente.

"Es muy interesante encontrar que la posición lateral de sueño sea la más popular en la mayoría de los humanos y animales; y ahora hay indicios de que evolutivamente la hemos adaptado para limpiar lo más eficientemente posible nuestro cerebro de los productos de desecho que se acumulan mientras estamos despiertos", señala el doctor Maiken Nedergaard, investigador de la Universidad de Rochester, quien participó en el estudio.

"El trabajo refuerza la idea de que dormir ayuda a limpiar todo el lío que se acumula mientras estamos despiertos", agrega el experto, quien recuerda que muchos tipos de demencia están vinculados a trastornos del sueño, incluyendo las dificultades para conciliarlo y que, a su vez, el aumento de estos trastornos del sueño pueden acelerar la pérdida de memoria en las personas con alzhéimer.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído