El "Piojo" López cierra una historia con todos los condimentos y un sueño cumplido

Desde la villa olímpica, el neuquino nos cuenta cómo consiguió la nacionalidad brasileña.

Por Joaquín López *

Escribo esta tercera y última parte de mi historia personal desde la Villa Olímpica, en donde estoy instalado desde hace varios días. Como ya les conté en las dos notas anteriores siempre tuve en claro cuál era mi objetivo, mi sueño olímpico, y decidí cumplirlo de a poco.

En los próximos envíos les estaré comentando cómo vivo mi sueño hoy. Pero, como les decía, quiero volver un poco en el tiempo para contarles por qué es que estoy aquí junto a los mejores atletas del mundo.

Río fue un lugar que me marcó mucho porque viví cosas muy intensas como la visita del papa Francisco, encandilarme los ojos con los fuegos artificiales de Copacabana en año nuevo, los carnavales o la Copa del Mundo del 2014, entre otros grande eventos. Pero volviendo a mi sueño mi mayor impedimento era la nacionalidad. Acá quiero confesarles algo: nunca supe muy bien como la podía a conseguir ni era un instruido en la constitución brasileña como para saber para dónde tenía que trazar mi estrategia. Además, la selección brasileña de hockey todavía no había conquistado la posición en el ranking mundial para clasificar a las olimpiadas. Las esperanzas y oportunidades no sobraban.

A falta de un año de los Juegos Olímpicos mi viejo decidió descansar para seguir mirándome jugar desde otro lugar. Fue el golpe más duro que recibí en mi vida, pero cuando tenía la excusa perfecta para abandonar esta historia apareció una persona fundamental. Hablo de Danielle Feliciano, que además de mi compañera hoy es mi esposa, y que fue la que vio en mí cuánto quería conseguir ese objetivo.

Ella me ayudó a retomar mi plan, que pasó a ser un plan que escribimos juntos. Después del golpe y la caída uno se levanta con más fuerza y llegaba el momento de enfocarse. Yo tenía casi tres años de residencia, que es uno de los requisitos básicos para iniciar la nacionalidad, pero por cuestiones legales mis documentos iban a tardar mucho tiempo en salir .

El casamiento era una opción que hacía que ese requisito de tres años se redujera a uno solo, y entonces sin muchas dudas y con los dos testigos listos fuimos al escribano a firmar la unión estable.

Lo que siguió a nuestra decisión es que se dieron todas a mi favor, como nunca lo hubiera imaginado. En el Panamericano de Toronto 2015 el seleccionado brasilero de hockey se clasificó para las olimpiadas haciendo una actuación increíble, fuera de todos los pronósticos, y en febrero de este año mis documentos brasileros estuvieron listos.

Claudio Rocha me llamó entonces para unirme al grupo de preselección de 24 y posteriormente quedé seleccionado entre los 16 que jugarán los Juegos Olímpicos contra los mejores diez equipos del mundo.

Hoy estoy feliz y convencido de eso que me dijo mi papá de que "la vida es linda, no fácil".

* Joaquín "Piojo" López es un deportista neuquino que vive en Río de Janeiro y juega para la selección brasileña de hockey sobre césped. Es el único deportista del Alto Valle que participa de los Juegos Olímpicos 2016.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Deja tu comentario

Lo Más Leído