Una mujer se tiró un gas en el subte y hubo que evacuar

El olor era tan insoportable que varios pasajeros se descompusieron.

Málaga.- Mientras la formación mantenía su velocidad, algunos pasajeros de repente comenzaron a sentirse mal. Era la línea 1 del subte de Málaga y el pedido de auxilio se fue haciendo masivo. Un olor nauseabundo comenzó a descomponer a unos cuantos y los botones de emergencia empezaron a ser apretados hasta que el tren se detuvo. ¿Qué pasó? Todos se preguntaban lo mismo, en especial el personal de seguridad que se acercó al vagón de donde provenían los gritos y al ingresar se encontraron con un panorama preocupante, en el que varias personas estaban desmayadas y otras en mal estado, vomitando y tapándose las vías respiratorias con la ropa. Pero recién un rato más tarde, cuando la Guardia Civil empezó a hacer sus averiguaciones, se pudo determinar que una flatulencia había ocasionado semejante desbande. Sí, un gas ni más ni menos, de una chica que casi intoxica a todos.

“Cuando llegué al vagón me percaté de la gravedad del problema y llamé al maquinista para que detenga el vagón”. Antonio Lacambra. Empleado del subte

Pelea: Hace unos años, en Catamarca se dio un caso así pero en un colectivo y provocó una pelea.

“Nunca había percibido un olor tan asqueroso”, dijo uno de los empleados del subterráneo malagueño, Antonio Lacambra. “Cuando llegué al vagón Nº 2 me percaté de la gravedad del problema y llamé al maquinista para que detuviera el trayecto y así poder desalojar a los pasajeros”, agregó el responsable de manejar las puertas de la formación. De inmediato, los servicios de emergencia debieron trasladar a 17 personas al hospital clínico Virgen de la Victoria de esa ciudad española por un cuadro de intoxicación. “Sólo se trataba de un pedo”, confirmó uno de los policías, entre jocoso por la situación y respetuoso con el malestar que sintieron todos los pasajeros que estaban en ese tren. ¿Cómo llegaron a esa conclusión? Teniendo en cuenta que registraron el lugar y no había ningún animal muerto ni tampoco restos de alguna de esas bombas de mal olor. Como dicen en Derecho, a confesión de partes, relevo de pruebas... “Una joven se acercó hacia nosotros -amplió el policía- para decirnos que el olor tan dañino venía de su estómago. Nos comentó que llevaba siete días bebiendo un famoso vino dulce -Cartojal- y que creía que ese olor tan putrefacto se debía a la ingesta en grandes cantidades de ese líquido”.

Dada la situación, la joven también fue llevada al hospital para comprobar su estado de salud y ahí se dio una segunda parte de este problema. Porque mientras era atendida, la joven volvió a expulsar una flatulencia, similar impacto ambiental. Entonces, los médicos pusieron a la chica en cuarentena para evitar que los otros internados corran riegos de intoxicación.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído