Cómo se calcula el precio de las naftas en todo el país

El valor de los combustibles tiene una relación directa con los aumentos del crudo. Pero la conformación del precio también depende de variables impositivas y financieras.

POR CAMILO CIRUZZI / Especial

La Argentina es un país en carrera permanente entre la realidad del bolsillo y una economía sinuosa. En ese contexto, saber el precio real de algo es una tarea titánica de resultados impredecibles. Los combustibles no son la excepción.

Quizás la respuesta más fácil a la pregunta sobre el precio es, claro, “lo que marca el surtidor”; sin embargo, ¿cómo se llega a ese precio?, ¿cómo incide el tipo de cambio?, ¿cuántos impuestos afectan al precio final? Es un camino en que no alcanza con desagregar los componentes del precio, porque a eso hay que agregarle utilidades del retailer y el impacto de las finanzas y tarjetas de crédito y la mano de obra.

El vicepresidente de la Cámara de Combustibles de Neuquén y Río Negro, Carlos Pinto, confirmó que los principales componentes que afectan al precio son el tipo de cambio, el barril de petróleo de referencia, impuestos, el valor de los biocombustibles, el de los aditivos y la mano de obra. A esto se agrega el costo financiero de comisiones de tarjetas de crédito e impuestos al débito y crédito.

“El precio lo saben realmente las operadoras y el Gobierno, no hay tanta transparencia”, dijo Pinto, y agregó: “Ahora terminamos de pagar los acuerdos salariales y la situación se está complejizando nuevamente porque los márgenes de ganancias no son altos. Afortunadamente estamos en una suerte de isla en el país porque nuestras ventas no bajaron tanto como en otros lugares”.

El margen de utilidades brutas de las estaciones de servicio se ubica entre 8% y 12%, según si la estación de servicio es consignada, como las de YPF, o si es de compra y venta, como el resto, explicó Marcelo Baremboun, editor del sitio especializado Surtidores. “Axion, Shell o Puma tienen precios sugeridos. Si se exceden pierden mercado y rentabilidad, por lo tanto, no pueden correrse mucho”, agregó.

Para el especialista, el precio de los surtidores no está claro. “Según la petroleras, llegaron a un equilibrio, pero si hacés una cuenta sencilla, algo no está bien: inflación 48%, aumento de combustibles 90%, el crudo de referencia bajó 40 dólares. Es más lo que aumentó la nafta que la pérdida de valor de los otros componentes”, dijo.

Guillermo Lego, gerente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (CECHA), dio su posición: “Los porcentajes de biocombustibles son, en gasoil (biodiésel) 10 % y en naftas (bioetanol) 12% del volumen total”. Vale aclarar que el 2 de enero pasado, a través de la resolución 367/2018, la autoridad regulatoria elevó 3,9% el precio del litro de bioetanol a base de maíz y 0,3% el producido a partir de caña de azúcar.

“Para el precio de compra del crudo los valores de referencia son los del Brent, hoy a u$s 61,20 el barril. Seguramente el costo local debería ser menor, pero es una pregunta que hay que hacerles a las petroleras”, dijo Lego. Tal como publicó +e hace tres semanas, las refinerías están comprando el crudo más barato que lo que cotiza el Brent. Imponen un export parity (precio de exportación) que no les deja a las petroleras más opción que venderlo a un precio más bajo que el tipo de referencia (ver página 4).

El ex subsecretario de Combustibles de la Nación, Cristian Folgar, sostuvo que mientras el precio del barril de crudo baje y el dólar siga estable, el valor del combustible seguirá cayendo. Aseguró que si el precio de estas variables sube, indefectiblemente habrá un traslado a las tablas de precio de surtidor. Tal como prevé el presupuesto 2019, el dólar aumentará unos 10 pesos hacia fin de año, lo que implica que el precio en los surtidores tendrá otro reajuste hacia arriba.

Desagregados

No sólo al cargar combustibles los usuarios transfieren recursos a las empresas, sino que en esa misma operación los estados nacionales y provinciales se llevan, en impuestos, una parte importante del precio en poste.

Folgar explicó que no hay un número claro de cuánto representa el petróleo en el combustible. “Es un mito urbano, pero es entre 70% y 80% dependiendo de cuánto la refinadora apropie para combustible de ese barril de crudo. El número ese es incomprobable”, consideró ante una consulta.

Afirmó que el precio de las naftas es similar en todo el mundo y lo comparó con la soja, que tiene el mismo precio a nivel internacional “pero no vale lo mismo el campo en que se produce, no es lo mismo Pergamino que Córdoba”. Folgar aclaró que luego el mercado fija precios en el juego de oferta y demanda. “Después están los impuestos, que representan un 40% aproximadamente entre IVA, Ingresos Brutos (se aplica tres veces entre la extracción de crudo y la venta al público en surtidor), el impuesto al gasoil para un fondo ferroviario y peajes, y un impuesto para un fondo hídrico e impuesto al dióxido de carbono”. Cabe aclarar que el antiguo impuesto a las transferencias de combustibles (ITC), ahora denominado impuesto a los combustibles líquidos y gaseosos, no corre en Río Negro y Neuquén. A este esquema desagregado hay que sumarle los fletes, que representan entre 0,7% y 2%.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario