La justicia en chancletas: así trabajan los funcionarios judiciales en la cuarentena

El COVID-19 obliga al aislamiento y a un cambio de hábitos. El trabajo hoy se mezcla con la crianza y las tareas hogareñas. Todos admiten una fuerte reducción de la actividad tras el desplome del delito y las denuncias.

Por Guillermo Elia – policiales@lmneuquen.com.ar

El letal coronavirus que se cobra miles de vidas por día en el mundo, ha obligado a aislarnos como forma de combate. Muchas profesiones, entre ellas los judiciales, deben respetar la cuarentena y permanecer en sus casas.

Te puede interesar...

El denominado home office ha puesto a los funcionarios y funcionarias a trabajar en chancletas, en medio de una convivencia obligada, donde sus tareas se entremezclan con la crianza, la educación de los hijos, los quehaceres hogareños, la ansiedad del encierro y la sobreinformación que ofrecen en los medios y las redes sociales.

Para descomprimir muchos ven series y leen, mientras que unos pocos hacen algo de ejercicio incluso en familia.

LMN dialogó con varios funcionarios y funcionarias que cuentan sus avatares hogareños y la nueva experiencia que les permite mediante el sistema Zoom hacer audiencias en modo videoconferencia donde se toman resoluciones de temas urgentes, pero todos desde sus casas.

Una de las ventajas que observan y con las que ya contaban, es que desde hace tiempo hay medidas que se pueden resolver vía mail y con firma digital, como por ejemplo los allanamientos, requisas, inspecciones.

El nuevo escenario deja a la vista que la Justicia puede resolver con celeridad cuestiones urgentes y solo hace falta voluntad del funcionario y una buena conectividad para interactuar.

-> Evaldo Moya, vocal del TSJ

justicia en chancleta - Vocal TSJ Evaldo Moya.jpg

“Estoy en permanente estado de alerta y es agotador”

“Cuando arrancó la pandemia, Oscar Massei, presidente del TSJ, por estar en la franja de riesgo entró en licencia y yo me hice cargo de la presidencia. Junto al vocal Germán Busamia integramos el comité de crisis y estoy en permanente estado de alerta y es agotador”, cuentó Evaldo Moya.

Respecto del comité de crisis no reveló detalles, pero aseguró “si yo no dimensionaba lo grande que era esto hasta entrar al comité, imagínate cómo sería para la gente que no maneja la información sensible y directa con la que hoy contamos. Es increíble lo integrado que están todos y la cooperación que hay de todos en el comité por lo cual se han logrado tomar medidas de Estado. Es muy destacable como las fuerzas de seguridad se han puesto esto al hombro como si estuvieran en una guerra”, reveló el vocal.

En cuanto a su vida personal, está en su casa junto a su esposa y los hijos. “Mi esposa se puso al hombro la organización de todo y así evitamos salir a la calle. Tratamos de hacer compras digitales y deliverys. Después, a todos nos gusta el deporte así que tratamos de hacer ejercicios todos los días porque es liberador”, detalló Moya quien aprovecha para seguir perfeccionando su inglés con lecciones virtuales.

El encierro obligado también ayudó a recuperar viejos hábitos como “jugar a las cartas en familia y tener largas charlas y muy profundas entre todos”.

En cuanto al home office, describió que todos los días arranca su labor. “Tipo 7 ya estoy abajo en el comedor con mi notebook conectado, viendo noticias y coordinando para resolver problemas que surgen por el aislamiento, porque hay fueros como el civil, laboral y familia donde la gente necesita una autorización o un certificado para cobrar el sueldo y hay que ver de gestionárselo porque tienen que seguir viviendo”, aclaró Moya.

“Lo que sí, esta situación de crisis me ayudó a conocer a fondo de lo que están hechos algunas personas acá en el Poder Judicial y así como hay muchas para destacar, hay otra que dejan mucho que desear”, sentenció el vocal.

-> Eugenia Titanti, fiscal de homicidios

justicia en chancleta - Fiscal Eugenia Titanti.jpg

“Es difícil ser mamá, ama de casa, docente y fiscal”

“La vamos llevando bien en casa. Tengo tres hijos, dos escolarizadas, así que nos bombardean a tareas y una es mamá y no tiene la paciencia de una maestra. Al más chiquito, que no está escolarizado, le generamos actividades para entretenerlo. Con mi marido nos repartimos las tareas, pero encima él es independiente y está preocupado por el tema de la salud, pero también por la economía, porque él depende de su laburo para pagar los sueldos lo que le dificulta el futuro cercano”, detalló la fiscal de homicidio con un dejo de preocupación.

“Es complejo, difícil ser mamá, ama de casa, docente y fiscal, pero el lado positivo es que estamos todos juntos, obligados a convivir todo el día, pero estamos bien, en casa y si se hacen las cosas bien vamos a poder salir adelante”, presume Titanti.

El encierro cuenta que los sobrellevan porque “tenemos patio y eso nos permite salir para hacer jardinería y también una rutina de actividad física. Hacemos todos gimnasia. Con el resto de la familia nos conectamos por internet y tratamos de transmitirles tranquilidad”.

“En lo laboral, terminé el turno con dos muertes, por lo que tenemos que seguir tomando testimonios e investigando para darle una respuesta a los familiares de las víctimas porque no es fácil decirles que durante este periodo (cuarentena) a lo mejor no le podemos dar una respuesta”, admitió Titanti quien cuenta con varios familiares médicos a los que deben apoyar porque “hoy ellos son esenciales para toda la sociedad”.

-> Germán Martín (Fiscal de delitos juveniles)

justicia en chancleta - Fiscal Germán Martín (2).jpg

“Aproveché para que mis nenas aprendan a andar en bicicleta”

“Sigo respetando el horario de 6:30 para mantener la rutina. Estoy atento al teléfono, pero el trabajo mermó mucho y con ello las audiencias. He tenido algunos hechos con adolescentes que han salido a la calle y los han detenido. También solicité algunos allanamientos por firma digital y esto supongo obligará a hacer audiencias vía Zoom. Creo que habrá que adaptarse a esta nueva forma de trabajo porque esto viene para un tiempito”, resumió el fiscal Germán Martín de delitos juveniles.

En lo cotidiano de la cuarentena, “buscamos mantener una rutina con mis hijas, de 7 y 10 años, así que le damos tareas escolares un rato a la mañana y otro a la tarde. Lo que intentamos es que no estén todo el tiempo con la tele y esto demanda que estemos muy atentos a ellas. El sábado hicimos un campamento en el patio, con una fogata y dormimos en carpa para romper un poco la rutina y la verdad que la pasaron muy lindo”, describió Martín que evita salir a la calle haciendo compras online.

“Personalmente, estoy trabajando en un libro, a partir de distintos artículos que he publicado, así que me traje material a casa pero la verdad es que no he tenido tiempo para hacer nada por ahora”, sinceró Martín quien afirmó que “aproveché para hacer cosas que tenía pendiente en la casa y hasta lavé el auto (risas). A la lectura y las series, la verdad que todavía no le he podido dedicar tiempo porque tratamos de estar mucho con las nenas y hasta tuve la posibilidad de ayudarlas para que aprendan a andar solas en bici”.

“Trato de correr, hacer gimnasia, y no comer mucho para mantenerme. Me siento un privilegiado porque tengo una casa con patio que permite estar al aire libre y que las nenas salgan a jugar”, concluyó.

-> Andrés Azar (Fiscal de Delitos Sexuales)

justicia en chancleta - Fiscal Andrés Azar.jpg

“La ansiedad que genera el encierro es complicada”

“La cuarentena a Delitos Sexuales y Violencia de Género nos pegó de otra forma, porque ahora al estar todos juntos en familia y pasando mucho tiempo, comienzan a hablar y se producen develamientos de viejos casos de abuso sexual. Se trata de todos casos de abuso simple, no ha surgido ninguno que sea urgente porque hay lesiones severas”, detalló Andrés Azar.

Como es una de las personas que su actividad es un servicio esencial, todos los días, tomando los recaudos necesarios, va al trabajo. “Trato de ir todos los días un poco a la fiscalía para mantener el orden y la agenda de causas. El resto del trabajo lo hago desde casa. Me pongo en la galería a ver algunas causas mientras mis hijos de 3 y 4 años juegan”, describió.

“Trato de hacer actividad física todos los días en el patio, con algunas pesas que tengo como para mantener activo y en forma, es un cable a tierra el ejercicio y en esta situación más aún”, aseveró Azar quien también incursiona en algunas tareas hogareñas y hasta se le anima a la cocina.

De la sobreinformación y las redes, afirma que trata de correrse un poco, pero también confió que “la ansiedad del encierro es complicada, más por la situación de que mi esposa que es miembro de salud y tiene que estar en el hospital muchas horas”, destacó.

-> Fernando Diez (defensor oficial)

justicia en chancleta - Defensor Fernando Diez.jpg

“Estoy harto de las redes y grupos de WhatsApp”

“Trabajo con mi notebook en el quincho de la casa que está aislado y así no interfiero en la vida familiar. Básicamente trato todos lo que es urgente y lo que es por escrito. Hasta ahora hubo muy pocas audiencias que se hacen por el sistema Zoom donde cada uno de los funcionarios desde su casa ingresa a esta plataforma y ahí se interactúa y se toman decisiones”, confió el defensor oficial.

A Fernando Diez la pandemia no lo tomó por sorpresa. “Tengo hijos grandes con los que charlamos este tema antes y con mucha claridad por eso estamos tranquilos y obviamente nos cuidamos y evitamos salir. Por suerte, cuando la veíamos venir pudimos hacer algunas compras como para abastecernos”, reveló.

La cuarentena y el aislamiento ha obligado a muchos a volcarse varias horas en internet por donde circula de todo. “Me tienen harto las redes y los grupos de WhatsApp porque la gente está intensa con el tema y es entendible porque con el aislamiento algunos se ponen ansiosos y otros un poco paranoides, pero trato de no mirarlas mucho”.

En lo cotidiano, el defensor detalló que “paso el día con mis dos hijos, mi hija esta con su mamá, cocino, hago algo de ejercicios, veo series en Netflix y leo. Todo muy tranquilo por ahora”, concluyó.

-> Diego Piedrabuena (juez de Garantías)

justicia en chancleta - Juez Diego Piedrabuena.jpg

“Bajó el flujo de trabajo entre un 70 y 80 por ciento”

“El trabajo es muy poco, bajó mucho la actividad porque el delito también bajó. El fuero penal es particular frente a la cuarentena, porque es el único al que no se le decretó la suspensión de plazos, pero igual hay una disminución considerable del flujo de trabajo, entre un 70 y 80 por ciento”, estimió el juez Piedrabuena.

“Estamos trabajando en los turnos como en días feriados, solo casos urgentes (audiencias con detenidos o vencimientos, pero por videoconferencia) y se sacan pedidos de allanamientos, requisas, intervenciones telefónicas o apertura de secuestros por mail y con firma digital. Pero es tan poca la actividad, que mi trabajo no genera ningún tipo de repercusión en casa”, describió Piedrabuena quien hace su home office en el dormitorio aunque con la notebook suele pasar por el comedor o el patio.

En lo diario del encierro preventivo contó que “para distraerme veo Youtube, Netflix, leo y estoy aprovechando para escribir. Respecto de la ansiedad, creo que no somos ejemplos de la media, no la hemos sentido, tratamos de hacer una vida normal sin salir de la casa. Cuando falta algo vemos si va mi esposa o yo a comprar. En el caso de mis hijos, un adolescente y otro más chico, se la pasan durmiendo o se conectan con sus amigos por internet jugando en línea que eso también les alivia un poco el encierro”, concluyó el magistrado.

-> María Luisa Squetino (titular Ofiju Zapala)

justicia en chancleta - María Luisa Squetino (1).jpg

“Extraño a mi hija y mi nieta”

“La cuarentena se veía venir y el 19 de marzo hicimos una reunión para estar atentos a los llamados que nos hacen para el agendamiento de las audiencias que es nuestro trabajo interno. Hasta el 31 de marzo armamos turnos rotativos para que todos trabajen desde casa. En Zapala, la Ofiju ya está despapelizada y nuestro gran afluente de información es el correo electrónico. Para realizar las audiencias tenemos dos equipos de trabajo, de esta forma nadie va a la oficina y todos trabajamos. Se tuvo que solicitar una licencia para el sistema Zoom, que es de videoconferencia, y anda muy bien. Ingresamos remotamente, desde casa, a las computadoras de la oficina”, describió la titular de la Ofiju Zapala.

“Se coordinó con los funcionarios judiciales cómo pedir audiencias urgentes, fundamentando los motivos. El juez de garantías define si se hace y se utiliza Zoom para que todos puedan participar sin necesidad de salir de sus casas”, destalló Squetino.

“Si defensa y fiscalía no tienen controversia con algún tema, se envía un escrito con firma digital al juez interviniente para que resuelva. Estamos analizando reprogramar todas las audiencias de abril y algún que otro juicio”, adelantó la funcionaria.

En cuanto a su home office cuenta que “lo hago con mi notebook en el comedor de casa o en la cocina, no tengo ni tenía un espacio previsto para trabajar en casa. Obviamente que uno se pone muy ansioso y quiere salir, pero yo intento salir lo menos posible y con mi esposo extrañamos mucho a mi hija y mi nieta, pero bueno también sabemos que esto es así por el bien de todos”, concluyó la titular de la Ofiju.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído