LMNeuquen Ciencia y Vida

La sonda Parker de la NASA ya está en la atmósfera del Sol

Por primera vez en la historia, una nave alcanza esa zona. Además, ya envió datos reveladores sobre los vientos solares y su potencia.

La sonda Parker de la NASA logró el hecho inédito de ingresar a la atmósfera del Sol y compartió los primeros resultados científicos de su misión.

Ayer fueron publicados los primeros datos recogidos por el dispositivo que había sido lanzado en agosto del año pasado y que tiene como principal objetivo entender por qué las capas más superficiales de la atmósfera solar, la corona, pueden alcanzar temperaturas de un millón de grados mientras que mucho más adentro, en la superficie, solo hay unos 5000 grados. A partir de este enigma, se podrá analizar el viento solar, una oleada de partículas subatómicas cargadas que escupe en todas direcciones y que puede ser una amenaza para los astronautas y las comunicaciones por satélite.

Te puede interesar...

Según precisó la agencia estadounidense, la sonda exploró la zona a unos 24 millones de kilómetros de la superficie terrestre y sigue una órbita muy apaisada de modo que, tras acercarse al máximo al Sol, se aleja hasta llegar más allá de Venus, el segundo planeta más cercano al astro. Además, va armada con un escudo térmico que siempre da la cara al Sol y que es capaz de soportar temperaturas de 1400 grados. Al otro lado de esta coraza, los instrumentos científicos se mantienen a unos 30 grados.

Entre los primeros resultados, se demuestra que el flujo de partículas es mucho más rápido de lo que se había observado. "Hemos visto que el viento solar avanza formando enormes olas que, en cuestión de minutos, duplican su velocidad llegando hasta los 150 kilómetros por segundo", reveló Justin Kasper, físico de la Universidad de Michigan, Estados Unidos. "Es algo nunca visto hasta ahora", resaltó. Las ráfagas de viento solar "vienen en grupos y parecen tener una estructura coherente", agregó. De acuerdo a lo manifestado por el especialista, estos patrones pueden deberse a que el Sol genera un campo magnético que marca el camino que siguen las partículas y las acelera. Esta especie de camino tiene forma de ‘S’, por lo que los electrones y protones cargados no viajan en línea recta, sino haciendo eses en su cada vez más rápido camino hacia la Tierra.

En poco más de un mes, se espera que la sonda Parker use la gravedad de Venus para zambullirse más profundamente en la atmósfera del Sol y de esta manera ir cerrando su órbita hasta alcanzar dentro de cinco años su máxima cercanía, a unos 6,9 millones de kilómetros de la superficie.

LEÉ MÁS

Aceite de cannabis: 80% efectivo en niños epilépticos

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

100% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario