El clima en Neuquén

icon
11° Temp
87% Hum
La Mañana cáncer

Día Mundial contra el Cáncer: la opinión de los especialistas

Médicos del Centro Oncológico Integral (COI) de Leben Salud ofrecen sus conocimientos y experiencia en el abordaje de pacientes con esta enfermedad.

COI-74.jpg

Embarazo posterior al tratamiento de una enfermedad oncológica (*)

El cáncer es una enfermedad en la cual una célula anormal puede dividirse sin control y diseminarse a los tejidos vecinos y alejados, en otras palabras, crecer en sitios alejados a su origen. En los últimos años se ha observado un aumento del número de individuos con cáncer y la aparición de este en individuos más jóvenes. También se objetiva a nivel mundial un retraso en la edad del primer nacimiento, relacionado con cambios socioculturales.

El cáncer de mama es el tumor que aparece con mayor frecuencia en las mujeres, y el 80% tienen receptores hormonales positivos que conlleva a tratamientos hormonales de larga duración (5 a 10 años).

La sumatoria de estos factores (edad de aparición del cáncer a edades más tempranas, el retardo en completar la descendencia y la necesidad de tratamientos prolongados) generó un aumento del número de mujeres en tratamiento por cáncer de mama que deseaban un embarazo posterior.

Esto, llevó a la comunidad científica internacional al desarrollo de un estudio científico internacional (Denominado estudio POSITIVE) cuyo objetivo fue demostrar la seguridad para suspender temporariamente el tratamiento hormonal, luego de al menos 18 a 36 meses de tratamiento, por 2 años, con el objetivo de lograr en ese periodo, el embarazo, el parto e inclusive el amamantamiento y posterior reinicio del tratamiento hormonal. Los resultados de dicho estudio con un seguimiento de 36 meses no ha demostrado un aumento del riesgo para las pacientes, un 74% de las mujeres logró al menos un embarazo, sin objetivarse aumentos de complicaciones en el parto o cesárea ni de patologías prenatales.

Con esta evidencia hoy es necesario consultar con su oncólogo de cabecera y un equipo de especialistas en fertilidad antes del inicio del tratamiento en todas las pacientes jóvenes con diagnóstico de cáncer que desean un embarazo posterior.

(*) Escribe Andrés Sebastián Guercovich - Médico Oncólogo del Centro Oncológico Integral COI. Leben Salud

AM COI centro oncologico integral (18).jpg

Genes y cáncer: nuevas respuestas y nuevas preguntas (**)

El cáncer es una enfermedad genética. Existen genes que regulan el crecimiento de las células (el ciclo celular). Si las células crecen en forma descontrolada, se forman tumores. Si además pueden desplazarse a otros lugares del organismo y crecer (metástasis), se dice que es un tumor maligno o cáncer.

Hay genes que son críticos regulando este ciclo de crecimiento y muerte celular. Si su función se altera, es muy probable que se produzca cáncer. Se llaman protooncogenes y genes supresores tumorales.

Una mutación de un protooncogen lo transforma en un oncogen. Y entonces las células comienzan a multiplicarse en forma descontrolada. Pero hay mecanismos de seguridad.

La función de un gen supresor tumoral, es la de impedir que fallas en otros genes produzcan cáncer. Como tenemos dos copias de cada gen, la mutación de un gen supresor tumoral no es suficiente para producir cáncer. Las dos copias deben estar mutadas.

Tener una copia mutada predispone al cáncer. Si la mutación ocurre en un espermatozoide o un ovocito, y el gen mutado se pasa de padres a hijos, es más probable que en esa familia se den casos de cáncer. Ahí se habla de cáncer hereditario.

Por ejemplo la mutación del gen APC predispone a pólipos y cáncer de colon; la mutación del gen BRCA predispone al cáncer de mama, ovario y otros.

COI-111 (1).jpg

En la formación del cáncer habitualmente hay alguna mutación involucrada y a veces son necesarias varias mutaciones genéticas para que se produzca un cáncer.

Una vez que se diagnostica un cáncer, en algunos casos, conocer las mutaciones presentes sirve para predecir la respuesta al tratamiento y elegir en base a esa información el mejor tratamiento.

En personas que no tienen cáncer, si hay antecedentes familiares relevantes, se pueden estudiar los genes asociados al cáncer hereditario y detectar una predisposición aumentada.

Actualmente es posible editar los genes de una célula, y corregir alguna mutación. Sin embargo, hacerlo en todas las células de un tumor aún no es posible.

Los conocimientos en la genética del cáncer están en desarrollo y son parciales. Se han hecho descubrimientos claves y cada año se van encontrando nuevas respuestas y surgen nuevas preguntas. La investigación clínica es fundamental para el avance de esta ciencia y el desarrollo de nuevos tratamientos.

(**) Escribe Dr. Zenón Beguelin - Médico especialista en Oncología Clínica, Director Médico del COI. Leben Salud.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario