Para controlar el agua se necesitan $600 millones

La mitad de las obras hídricas se debe realizar en el arroyo Durán.

Francisco Carnese
carnesef@lmneuquen.com.ar


Neuquén.- El antecedente de abril de 2014, cuando el agua causó estragos en la ciudad, sumado a los problemas derivados de las lluvias que por estos días no dan tregua, obligan a poner la mira en las obras hídricas que la capital provincial necesita, calculadas en 600 millones de pesos. De ese monto, más de la mitad debe ser asignado a los trabajos que se tienen que realizar en el arroyo Durán, que recibe el 85 por ciento de lo que corre por los distintos desagües pluviales de Neuquén y que, frente a precipitaciones fuertes, colapsa, generando anegamientos.

Para tomar una dimensión del problema, el arroyo tiene la capacidad de recibir de sus derivadores entre seis y siete metros cúbicos por segundo de agua, y en lluvias como las acontecidas hace dos años se habían volcado diez metros cúbicos por segundo.

El tema no es de fácil resolución, dado que el arroyo es de jurisdicción provincial y depende de la Dirección de Recursos Hídricos, que conduce Horacio Carvalho.

El proyecto para esta obra ya fue presentado para su financiamiento ante el gobierno nacional y está siendo gestionado tanto por la Provincia como por el Municipio.

Los trabajos que deben realizarse en el Durán consisten en la cementación de los laterales del arroyo, para que no se desmorone ni rebalse ante las lluvias, y la construcción de una laguna de retención de agua en la zona de las 127 hectáreas. También el alcantarillado de las calles Olascoaga, Leguizamón y Río Negro.

El otro arroyo importante y que, al igual que el Durán, desemboca en el río Limay, es el Villa María, que no representa un problema, mientras que hacia el río Neuquén descarga un ducto sobre calle Leloir, que traslada alrededor del tres por ciento del total del agua de la ciudad.

Otras obras

A la espera de esta resolución por el Durán y del resto de los fondos que se necesitan en materia hídrica, el Municipio ya encaró obras por 80 millones de pesos para desagües pluviales, donde más de la mitad corresponden a la zona oeste.

Desde la Secretaría de Obras Públicas a cargo de Guillermo Monzani, se informó que hay trabajos en ejecución y otros que se iniciarán en el transcurso del año. Entre los primeros figuran el de las calles Estanislao López y Marie Curie, junto con otro en Casilda-Concordia-República de Italia. Este último corre por un canal que irá a través de Moritán-Violeta Parra y derivará en el Durán.

Otro canal se emplazará sobre calle Racedo, una obra que se iniciará en 10 días. Será de hormigón, desembocará en la laguna San Lorenzo y de allí pasará por el canal Pastor Pluis para terminar también en el Durán.

Respecto de los que se iniciarán, figuran desagües en Villa Ceferino, Rincón de Emilio, en el sector Natania de Confluencia, en Tinogasta y San Fernando en Canal V, en Ignacio Rivas, Saturnino Torres entre Copahue y Chocón, en San Martín, entre Anaya y Combate de San Lorenzo; además de los barrios Santa Genoveva, Melipal, en el sector Margarita de Barreneche, Unión de Mayo y Huiliches, entre otros.

A su vez, el desagüe de calle Santamaría, entre San Martín y Juan B. Justo, ya fue finalizado.

Recursos

La ciudad debe realizar la construcción de defensas aluvionales, consistentes en terraplenes en la zona de bardas y otros aliviadores en distintos barrios, como Confluencia y Rincón de Emilio, donde además de obras para derivar la acumulación de agua se prevén tareas de pavimento.
Todo esto, el municipio lo afrontará en parte con recursos propios y otro tanto con fondos gestionados ante Nación. Serán más de 100 millones de pesos.

85% del agua que cae sobre la capital se escurre por el arroyo Durán.

Piden por los bonos, pero Pechi esperará

El Concejo Deliberante de la ciudad, donde hay una mayoría opositora, aprobó hace poco tiempo un proyecto de comunicación por el cual se solicita al Ejecutivo hacer uso de la emisión de bonos (que ya cuentan con el visto bueno de Nación) para ser adjudicados a obras hídricas.
"Viendo que hay un superávit de 193 millones de pesos, pedimos que se emita la totalidad de lo que se pensaba colocar a obras pluvioaluvionales", señaló el concejal de Propuesta Ciudadana y autor de la iniciativa, Sebastián Gamarra.

Sin embargo, el intendente Horacio Quiroga contestó que no era el momento por las altas tasas de interés que existen hoy en el mercado. La idea del Municipio es conseguir fondos de Nación que financien el 70 por ciento de lo que se necesita y el resto ser afrontado con recursos propios.
Pechi dijo que su idea es comenzar a trabajar en el presupuesto de 2017, y aseguró que "los concejales deberían estar muy contentos que con un año de anticipación yo ya esté previendo el plan de obra para el año que viene".

Cuando Quiroga planteó la colocación de bonos, se pensó en una emisión de 200 millones de pesos, que hoy deberían ser actualizados. La operatoria tenía en su mayor parte como destino este tipo de obras, además del pago de un viejo juicio de empleados municipales. Pero esto no fue autorizado en su momento por el entonces gobierno de Cristina Fernández.

Las zonas más complicadas

Cuando hay fuertes lluvias, las zonas más críticas de la ciudad son El Progreso, Huiliches, Canal V, San Lorenzo Sur y Confluencia. El Municipio ya tiene en marcha algunas obras en el oeste, y planea comenzar los trabajos en otros sectores en breve.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído