Alto, flaco y de perfil bajo, Holt no había ocultado su identidad, sólo su segundo apellido, por lo que lo conocían como el "Flaco" Magallanes.

"Es un tipo peligroso que anda siempre de caño", contó un investigador que participó de la captura. Había pasado por varias cárceles del país, entre ellas la de Trelew y Comodoro. "Incluso se había fugado de Devoto", dijo otra fuente.

El Flaco Magallanes purgaba una condena de cinco años y diez meses por cuatro robos a mano armada. Previamente, en 2004, había sido condenado a cuatro años y seis meses por narcotráfico.

En todas las causas penales que tuvo en tierras mendocinas declaró ser técnico metalúrgico y en minería. Cuando arribó a esta ciudad consiguió trabajo como mecánico en Grúas Neuquén, en el taller de calle Félix San Martín.

El grupo de Recaptura del departamento Delitos de la Policía neuquina advirtió su presencia. Ya habían visto fotos suyas y el pedido del juez de ejecución penal de Mendoza, Sebastián Sarmiento.
Lo siguieron sigilosamente y esperaron el momento justo.

"Iba de su casa al trabajo y así todos los días, pero tomamos recaudos porque es un tipo peligroso y no se sabía si estaba en algo raro. Estos bichos nunca dejan de trabajar", confió la fuente.

El prófugo vivía amontonado en un cuartito de un inquilinato del barrio Belgrano, en calle San Carlos.

Magallanes, al ser detenido en la calle Álvaro Barros al 1200, a una cuadra de su trabajo, no opuso resistencia y no tenía nada encima, ni documentos ni teléfono.

Magallanes Holt será trasladado a Mendoza en los próximos días.

El director de Servicios Penitenciarios de Mendoza, Eduardo Orellana, en diálogo con LM Neuquén evitó confirmar una fecha "por seguridad". Por ahora permanece alojado en el pabellón de máxima seguridad de la U11.


Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído