Las dos caras del Metrobús: elogios por la rapidez y críticas por los cambios de recorridos

Hay elogios por la velocidad y quejas por el cambio de recorridos.

Por Ana Laura Calducci - calduccia@lmneuquen.com.ar

Una de cal y otra de arena. En su primera semana sobre ruedas, el Metrobús neuquino recibió elogios y quejas por igual. Muchos pasajeros ganaron tiempo para ir de una punta de la ciudad a otra; mientras que otros perdieron con el cambio de recorridos y se quedaron sin conexión directa a la escuela o el hospital. Para el Municipio, el saldo es positivo. Los choferes, en cambio, quieren hacer reajustes.

El 28 de marzo, luego de una larga espera, se habilitó el primer tramo del sistema de carriles exclusivos, bautizado como Metrobús. Por ahora, abarca tres kilómetros y cuatro ramales: 12, 13, 14 y 516.

Te puede interesar...

Para que los colectivos pasen por Avenida del Trabajador, el Municipio modificó los recorridos. A la mayoría de los pasajeros, esa reforma los obligó a caminar tres o cuatro cuadras más. En cambio, para quienes viven en Valentina Norte Rural, Esfuerzo e Hibepa, el cambio fue drástico. Esos vecinos dependen del ramal 14, que ya no los lleva a la EPET 17, las escuelas de Gran Neuquén o el hospital Heller.

Ante las numerosas quejas, como parche, el viernes pasado se incluyó un refuerzo escolar del 14, con seis frecuencias al día que mantienen el recorrido original (ver aparte.) Pero no todas son pálidas. En el trayecto habilitado se colocaron semáforos con onda verde que agilizaron notoriamente el tránsito. Los más beneficiados fueron los automovilistas, porque van de una punta a otra casi sin pisar el freno. Los colectiveros, al cargar y descargar pasajeros, a veces quedan con luz roja y pierden parte del envión, pero el resto del viaje avanzan sin obstáculos.

Según los sondeos del Municipio, este primer tramo del Metrobús redujo 10 minutos el tiempo de vuelta de los ramales, en promedio. Para los usuarios, eso implica cinco minutos menos por viaje.

Entusiasmado, el subsecretario de Transporte, Fernando Palladino, auguró que los 10 minutos “se van a duplicar o más todavía cuando esté el trayecto completo, porque el tramo que falta es el más conflictivo”.

También anunció que, “si el ahorro se consolida de acá a 30 días y no es circunstancial, vamos a modificar los horarios”. Explicó que, “como los coches tardan menos en dar la vuelta, nos permite sumar frecuencias”.

Los choferes de colectivos no opinan lo mismo. Para ellos, el Metrobús les facilitó la vida detrás del volante, pero aún no sirve para ir más rápido y menos tocar los horarios.

El titular del gremio, Javier Soto, contó que hicieron asambleas días atrás “porque los compañeros están tardando más ahora que con el recorrido anterior y no pueden tomarse los 15 minutos de descanso que prevé el convenio”.

Según Soto, el problema está en lo que demoran en salir y volver a la cabecera. Reconoció que esa tardanza “puede ser por cuestiones de planificación que hay que rever y quizás se pueda mejorar”.

La primera semana del Metrobús dejó también algunos paradores con paneles de acrílico astillados y luces que no prenden. Las roturas por vandalismo comenzaron aún antes de la inauguración. Palladino afirmó que fueron casos aislados y dijo que siguen apostando a que la gente cuide.

Con sus defensores y detractores, lo cierto es que el Metrobús cumplió una semana en marcha. Pueden quedar ajustes por hacer, pero no hay vuelta atrás. De a poco, el sistema que cambió la forma de viajar de los porteños dejará también su huella en la rutina diaria de los neuquinos.

Pusieron un refuerzo para la EPET 17

El principal escollo en los primeros días del Metrobús fue el cambio inexplicable que sufrió el ramal 14. Pasajeros, choferes e incluso funcionarios coincidieron en que trajo más problemas que soluciones. Después de numerosas quejas, se restituyó en parte el recorrido anterior, aunque sólo en horario escolar.

El ramal 14 es uno de los más usados. Históricamente, partía de Valentina Norte Rural, atravesaba Esfuerzo y seguía por la avenida Novella hasta la diagonal Primero de Mayo. Con el Metrobús, se corrió el recorrido a Avenida del Trabajador, de modo que ya no pasa frente a la EPET 17, las primarias de Gran Neuquén o el hospital Heller.

El subsecretario de Transporte, Fernando Palladino, reconoció que tuvieron varias quejas por ese descuido. “Los vecinos tenían organizada la escuela y algunas otras cuestiones por Novella, pero ahora no pasa más y estamos viendo de qué forma mitigarlo”, comentó.

El viernes, luego de una reunión con vecinos, se incorporó un “refuerzo escolar” del ramal 14, que mantiene el circuito por Novella. Pero funciona con solo seis frecuencias diarias, en el horario de entrada y salida de los colegios. Si un estudiante tiene que viajar a mitad de jornada o un vecino quiere ir al hospital, tienen que caminar.

Palladino remarcó que, al margen de este traspié, “la evaluación del sistema es positiva porque, en cualquier modificación, siempre se beneficia una gran mayoría y queda un porcentaje que recibe el impacto negativo de todo cambio”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído