Vaca Muerta, también, como pretexto de campaña

Escribe Fernando Castro

Editor +E

Ocurre desde hace años. Casi tantos como los que distan del momento en que empezó a brotar crudo de Loma Campana. Pero ese ritual en el que Vaca Muerta se transforma en una suerte de botín cruzado por la política vuelve a renovarse. Alguna vez fue Daniel Scioli sacándose la foto en el yacimiento emblemático de YPF (hace tan poco pero también hace tanto), cuando no estaba del todo claro que Cambiemos pudiera quedarse con el premio mayor del acceso a La Rosada. Para sorpresa de muchos, terminó ocurriendo, y desde entonces hubo casi un desfile de funcionarios nacionales que llegaron a tantos yacimientos no convencionales como pudieron, con el presidente Mauricio Macri a la cabeza. Como pocos polos productivos, la formación no convencional ofrece una plataforma de noticias para el país.

Vaca Muerta también puede ser la suma de todo lo bueno o lo malo según a qué vereda política se pertenezca. Así, el gobernador Omar Gutiérrez, como lo haría cualquiera en su lugar, hizo de los no convencionales un bastión central de su gestión. Hoy lo capitaliza al transitar la interna del MPN rumbo a un nuevo intento por la reelección.

Te puede interesar...

Del otro lado, el vice de los resquemores para el oficialismo, Rolando Figueroa, también se sube a Vaca Muerta para la campaña. “Los beneficios de los no convencionales no llegan a toda la provincia, la gente no sabe lo que son”, reza en la intensa campaña en redes sociales. Otra vez, Vaca Muerta tiene tantas explicaciones como veredas políticas de donde se la explique.

En esa marejada de posicionamientos, también está Horacio Quiroga, el líder provincial de Cambiemos. Sin solución de continuidad, pasó de vaticinar la muerte de Vaca Muerta, para luego recapitular y replantearse un 2019 con un plan de gestión que hace foco en los no convencionales y busca candidatos en el sector petrolero. Pero debajo del fárrago de números a mansalva y cuestionamientos, si se mira con atención, están las cuestiones estructurales. El gobierno nacional promete medio millón de puestos de trabajo asociados al desarrollo de Vaca Muerta y se dispara la llegada de soñadores de la quimera no convencional a Añelo.

Queda, como es de rigor, la deuda social en esa localidad. Esta semana, el propio secretario de Energía, Javier Iguacel, vaticinó una inversión récord de 13 mil millones de dólares para 2019, de acuerdo con lo que consignaron medios nacionales. Es casi tres veces el nivel de inversiones que terminarán ingresando este año, en torno a los 5000 millones. Lo ya señalado en alguna otra oportunidad: el desfile de números, cuando todos los partidos rumbean hacia el 2019 electoral, deja en segundo plano la puesta en marcha de soluciones. Las cifras tienen eso, impactan, conmueven, e invitan a la ilusión. Pero se siguen postergando debates como el de la infraestructura para seguir garantizando la producción, o el de la necesidad de viviendas, o las capacitaciones sistematizadas entre operadoras y los gobiernos, para generar mano de obra especializada y en buenas condiciones de seguridad en los yacimientos. Es un momento con más preguntas que respuestas. El año que viene, es decir, casi ya, hay claves políticas que comenzarán a develarse. Mientras tanto, arrecian los números y las versiones de Vaca Muerta.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído