Cuando los parásitos atacan a tu mascota

Les y nos traen enfermedades, son de dos tipos y hay muchos productos para combatirlos.

¿Por qué el primer consejo del veterinario es desparasitar a toda nueva mascota? Porque los parásitos pueden diseminar enfermedades y causar muchos problemas graves de salud en las mascotas y también en nosotros, los humanos. Los parásitos son organismos que dependen de la energía de un huésped para poder sobrevivir. Algunos se alimentan del gato o del perro: chupan su sangre y nutrientes e incluso se quedan a vivir; otros absorben parte de la comida que la mascota come.

Los parásitos pueden ser externos o internos. Entre los primeros, los piojos son de los más molestos, porque hacen nido en el cabello y allí colocan sus huevos. Las garrapatas también son molestas, porque tienden a permanecer en la mascota el mayor tiempo que pueden y son capaces de transferir enfermedades peligrosas. Las pulgas intentan quedarse pero migran cuando es necesario. Las moscas y los mosquitos se retiran rápidamente, pero igual transmiten enfermedades.

La primavera, momento de reproducción: Como florecen las plantas, también florecen los parásitos de las mascotas. Por eso es momento de estar atentos a cualquier cambio de conducta.

Los parásitos internos, en general, viven en la mascota más tiempo que los externos. Muchos prefieren un determinado tejido para vivir, como el sistema digestivo o el sistema vascular. Las lombrices del corazón son una de las muchas especies de parásitos internos que utilizan parásitos externos para trasladarse entre mascotas: viajan a través de mosquitos. Estas maduran y viven en el corazón y pueden bloquear arterias cuando llegan a su tamaño adulto. Las tenias son más comunes y pueden llegar a medir hasta 60 cm en el intestino delgado; son transmitidas por las pulgas. Las anquilostomas y los nematodes también viajan por métodos similares y pueden reproducirse rápidamente en el cuerpo.
Cómo darles batalla

La mejor manera de prevenir los parásitos internos es prevenir los externos. Se pueden mantener alejadas las pestes con aerosoles, y para las mascotas existen tratamientos tópicos que evitan las pulgas y garrapatas por un buen tiempo. Una buena higiene es el mejor método para evitar la contaminación por cualquier tipo de parásito. Mantener la piel y el cabello limpios es muy importante, y eliminar todo tipo de material de desecho previene la proliferación de muchos tipos de parásitos.

Los parásitos externos pueden ser difíciles de tratar por su naturaleza nómada. Cortar el cabello del animal y aplicar el contenido de una pipeta son los tratamientos más comunes (ojo con calcular mal el peso, porque hay dosis según lo que pesa nuestra mascota). También hay tratamientos en aerosoles, talcos, champúes antisárnicos, collares y pastillas.

En tanto, los parásitos internos son tratados mediante compuestos químicos, generalmente en forma de píldoras, que los matan sin provocarle daño a la mascota. El cuerpo del animal se hace cargo de eliminar el organismo muerto por sí mismo.

¿Cómo le saco una garrapata?

Contesta el veterinario
Sergio Gómez, de Cipolletti

"Nunca es bueno sacar las garrapatas a los tirones, ya que producen lesión y gran dolor en el lugar donde uno tracciona. Hasta el perro más dócil y juguetón puede tirar un mordiscón a causa del dolor y lastimar a quien intenta esa maniobra. Entonces, recomiendo humedecer un algodón con alcohol y mojar la garrapata con el alcohol hasta que se afloje. Así, la garrapata va a salir con gran facilidad sin producir daño alguno ni dolor en nuestra mascota".

Mandanos tu foto con tu mascota: mundomascota@lmneuquen.com.ar

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído