Denuncian que los merenderos asisten también a adultos

La agrupación Barrios de Pie asegura que por la crisis, más personas se acercan a estos lugares.

Neuquén.- El tarifazo en los servicios, la inflación de la canasta básica y la suba del boleto de colectivo impactaron de lleno en los sectores más humildes de la ciudad, quienes se volcaron a los comedores y merenderos sociales para poder conseguir un plato de comida.

Desde hace seis años Margarita Millaín está al frente del merendero Rincón de Luz, del barrio Cordón Colón, y de lunes a viernes entre las 16 y las 19 les da una taza de leche a unos 30 nenes y nenas. Pero desde enero último, también tiene que asistir a los padres de los chicos.

“Aumentó mucho la demanda de los vecinos en los últimos meses”, dice Margarita mientras acaricia la cabeza de uno de los niños que juegan en el patio.

“Hay una dificultad en los gobiernos provincial y municipal de reconocer que hay gente que pasa hambre, es que hay un grado de responsabilidad de su parte”. Sebastián Íbalos. Referente de la agrupación Barrios de Pie

“A nosotros nos pegó el tarifazo. No nos alcanza, estamos en la lucha, pero nunca dejamos a un niño sin tomar una taza de leche caliente. Tratamos de incluir a todos los que podemos”. Margarita Millaín. Coordinadora del merendero Rincón de Luz

Más pedidos

“Empezamos a ver esta problemática en enero y febrero. Veíamos que una familia que mandaba al merendero a sus hijos de pronto comenzaban a venir todos los miembros. La participación de adultos fue un elemento que nos marcó que la situación es más grave”, indicó Sebastián Íbalos, coordinador de Barrios de Pie.

La agrupación posee nueve merenderos en la ciudad, incluido Rincón de Luz, y dos más en Centenario y Plottier. En total asiste a unas 500 personas.

Juan Alvarado, técnico en Minoridad y Familia y encargado de hacer el relevamiento de las condiciones sociales de los niños y adultos que asisten en los comedores, señaló que en “algunos merenderos las familias vuelven a buscar la comida para la noche, porque seguramente será el único plato de comida que tengan”.

La agrupación Barrios de Pie viene reclamando más asistencia a la Municipalidad y a la Provincia.

Aumentos

Las razones de la mayor demanda de los comedores hay que buscarlas en el aumento de las tarifas de luz y gas, la suba de la garrafa social (se consigue entre 140 y 200 pesos), el incremento del boleto de colectivo, que también influye en las economías de muchas familias, según los dirigentes de Barrios de Pie, que diariamente hacen un relevamiento por los sectores más humildes.

Esta situación llevó a que muchos de los neuquinos que menos tienen no puedan acceder a uno de los cuatro platos de comida diarios y deban recurrir a los comedores sociales para conseguirlos.

En la ciudad funcionan unos 20 comedores sociales, pero no dan abasto. “Estamos desbordados porque hay mucha demanda por la situación social que estamos atravesando”, indicó Marcela Alvarado, coordinadora del movimiento Barrios de Pie.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído