El sueño de la casa propia ahora no los deja dormir

Las 88 viviendas que entregó el IPVU tienen problemas de luz y gas.

Alejandro Olivera

oliveraa@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN

Para los vecinos del loteo 88 Viviendas el sueño de la casa propia se transformó en una pesadilla. Es que las viviendas que les entregó Provincia, a través del Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo (IPVU), tienen graves problemas estructurales.

Las pérdidas de gas son el denominador común en todo el barrio, motivo por el cual los vecinos debieron romper gran parte de las paredes para encontrar las filtraciones y cambiar los caños.

“Estamos pensando en denunciar al gasista matriculado”, expresó Marcela, una vecina.

Días atrás, la tapa de un medidor saltó y generó una gran infiltración. Un obrero que trabajaba en la zona intentó repararla, pero sólo pudo improvisar una solución precaria y terminó en terapia intermedia por intoxicación.

Por este hecho, Camuzzi aún no se presentó en el lugar para hacer la reparación pertinente.

Los vecinos planean denunciar al gasista matriculado que estuvo a cargo de la obra. La empresa constructora, Tappata SA, se hizo cargo y puso a otro equipo de especialistas a reparar las redes dañadas.

Esto llevó a los vecinos a calefaccionarse por otros medios, algo que evidenció más complicaciones. Algunos intentaron calentar sus hogares con caloventores, pero al abrir las canillas para lavarse las manos se dieron cuenta de que salía agua de los tomacorrientes.

“Mi vida corrió peligro, hubo corto en toda mi casa”, denunció una vecina. “Las casas son muy bonitas, están muy bien pensadas, pero las hicieron mal”, protestó.

El peligro es inminente. Incluso algunos reportaron haber sufrido inundaciones en los patios de hasta 20 centímetros por la lluvia del pasado miércoles. “No tienen desagote, si llega a llover fuerte nos llenamos de agua”, expresaron.

Lo que parecía ser una solución se convirtió en un problema más. Varias familias no renovaron sus contratos de alquiler para mudarse a sus nuevos hogares y ahora deben convivir con las dificultades estructurales que estos presentan. Al menos siete familias ya residen en el barrio.

A pesar de todo lo que deben padecer, algunos vecinos se mostraron con ánimo. De hecho, crearon un grupo de Whatsapp a través del que comunican sus problemas particulares, se brindan apoyo y se mantienen al tanto de las novedades de las reparaciones.

Además, atienden con buena predisposición a los obreros. “Yo estoy agradecida de cualquier manera”, sostuvo Marcela, aunque reconoció que es “un poco cansador” atravesar esta situación. Los vecinos esperan con ansiedad que la empresa constructora enmiende su error para “volver a casa”.

En Senillosa se repite una historia “de terror”

NEUQUÉN

“Estoy pagando una casa en la que no puedo vivir”, contó Ezequiel Alfonso. Es que la vivienda que le entregaron en el marco del Plan 120 Viviendas en Senillosa tiene daños estructurales en un 70%: pérdidas de agua, cables sin protección y cimientos débiles son sólo algunos de los problemas que debe enfrentar.

El joven es empleado de Salud Pública y desde hace varios meses le descuentan de su sueldo la cuota de la casa en la que hoy vive; pero dice que no está apta para ser habitada. “Ni siquiera tiene el final de obra firmado, es de terror”, dijo.

“Contratamos dos arquitectos matriculados de Neuquén y ellos hicieron un informe en el que se detallan todas las falencias de las viviendas”, contó. “Ellos mismos nos dijeron que no se puede vivir ahí”, agregó Ezequiel.

Aseguró que desde la Mutual Patagónica (cooperativa que realizó el plan de casas) no se hacen responsables y culpan a la constructora Emcopat SA y viceversa.

TRES PREGUNTAS A... Marcelo Sampablo, presidente del IPVU

1. ¿Cómo piensan reparar esto a corto plazo?

Por cuestiones de seguridad, intervino Camuzzi. Nos pidieron que destapemos las cañerías para poder hacer los trabajos y brindar el servicio. Se tuvo que romper las paredes de las viviendas. Mañana harán una inspección en unas 10 casas, si todo sale bien, el examen se extenderá a las otras 70.

2. ¿Se puede solucionar a la brevedad, así lo piden los vecinos?

Absolutamente, es sólo una cuestión de inspección. Esto no tiene que empañar la felicidad de los vecinos, aunque reconocemos que es una situación muy incómoda para todos. Estamos trabajando con Camuzzi para que se resuelva y la empresa constructora se hará cargo de todas las reparaciones. A fin de mes podría estar solucionado.

3. ¿Cuál fue el origen del problema?

Surge cuando se elige una opción y se toma un camino. Desde Nación eligieron continuar con las obras sin haber realizado la mensura para que no se retrasen. Probablemente si esperábamos que se hicieran los trabajos de mensura, las casas estarían entre un 30 y 50 por ciento y recién podríamos entregarlas en diciembre.

Frases

“Corro el riesgo de prender las luces y quedarme pegado y encima nadie se hace cargo. Nunca pensamos que nos iba a pasar esto con la casa”. Ezequiel Alfonso, beneficiario de una plan de 120 Viviendas en Senillosa

“Es una verdadera lástima, porque ya me mudé y me acomodé en mi casa y ahora veo que tenemos problemas con todo”. Marcela, vecina del barrio 88 Viviendas de la capital neuquina

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído