El clima en Neuquén

icon
25° Temp
65% Hum
La Mañana

El wasabi, un picante antibacterial clave para acompañar el sushi

Se trata de un condimento muy común en la dieta de las japonesas, que son las mujeres más longevas del mundo.

El wasabi es un ingrediente muy común en la dieta japonesa que se utiliza especialmente para acompañar platos de pescado crudo como el sushi. “Es una pasta de color verdoso con un aroma penetrante y un sabor picante que se obtiene de una raíz acuática. Pertenece a la familia del rábano y se comercializa mezclado con rábano picante, una especie más común y económica”, explica la nutricionista española, Anabel Aragón.

Las sustancias picantes, más allá del sabor que les dan a las comidas, tienen un gran poder antibacteriano y antiséptico. “El uso de sustancias picantes como guindillas, pimientas, ajo o en este caso wasabi, no sólo aportan un toque culinario sino que también contribuye a la seguridad alimentaria por el efecto que tiene la carga microbiana en los alimentos”, explica Aragón. Por eso el wasabi se usa como acompañamiento de platos de pescado crudo, dado que pueden tener una gran carga de microorganismos.

El origen de los picantes tiene una explicación relacionada con la supervivencia de las plantas, para generar rechazo en sus depredadores principales: los animales. La sustancia química característica los pimientos o chiles, por ejemplo, es la capsaicina, un componente que da sensación de picazón en cuanto contacta con la mucosa bucal. En el caso del wasabi, tiene isotiocianato, que impide el crecimiento de microorganismos. Con moderación, su ingesta es buena para la salud.

Mitos

Hemorroides: es cierto que en caso de sufrir ese problema no es recomendable comer picantes, pero no es el responsable directo de esta alteración.

Gastritis: tampoco es el causante de la gastritis, aunque si ya se sufre, el picante puede acentuar los síntomas. Contracciones en embarazadas: no hay estudios que demuestren la relación causa-efecto entre el picante y un parto prematuro.

Según la nutricionista española, la dieta japonesa y la dieta mediterránea tienen muchos aspectos comunes -al margen de algunos picantes-, como su abundancia en frutas y hortalizas de temporada. “Las algas en la japonesa, legumbres, cereales y mucho arroz se comparan con el consumo de trigo en la mediterránea. Utilizan fuentes de proteínas animales como pescados, mariscos, huevos y grasas poliinsaturadas. En la mediterránea hay que añadir aceite de oliva, frutos secos, pescados y mariscos”, explica Aragón. La recomienda porque el uso culinario de ambas es buscar alimentos sencillos, con cocciones diversas y sin perder las características sensoriales originales. Además, la esperanza de vida de los japoneses es la mayor del mundo, alcanzando en las mujeres los 87 años, justo seguidas por las españolas, con 85 años.

Japonesas sanas y longevas

Desde la muerte de la italiana Emma Morano, la mujer más anciana del mundo pasó a ser una jamaiquina que el 10 de marzo cumplió 117 años (Violet Brown). Pero más allá de que el primer puesto no sea de las japonesas, el promedio de vida es arrollador en su favor: de las 30 mujeres más longevas del mundo, la mitad de ellas son japonesas. Sí: 15 de 30 son niponas. Habrá que imitarlas...

Comidas con mucho pescado

Desde el punto de vista del equilibrio energético, la dieta japonesa es muy rica en hidratos de carbono llegando casi al 65% de la energía y no alcanzando el 25% de las grasas. Sus ácidos grasos provienen del pescado, fuente principal de esta dieta.

Lo más leído

Dejá tu comentario