Impidieron el ingreso de colectivos en la terminal

El conflicto en la Estación Terminal de Ómnibus de Neuquén (ETON) sumó ayer un nuevo capítulo. Es que los trabajadores no recibieron la respuesta prometida por la gerencia y cortaron la entrada de los colectivos, por lo que las instalaciones quedaron inoperantes.

NEUQUÉN
El conflicto en la Estación Terminal de Ómnibus de Neuquén (ETON) sumó ayer un nuevo capítulo. Es que los trabajadores no recibieron la respuesta prometida por la gerencia y cortaron la entrada de los colectivos, por lo que las instalaciones quedaron inoperantes.

El pasado lunes, Parada Liniers y sus empleados habían establecido un cuarto intermedio hasta la mañana de ayer. Sin embargo, cuando los manifestantes se hicieron presentes en el lugar no recibieron ninguna propuesta. En este contexto, se apostaron en la entrada del predio, con una pequeña globa, bombos, redoblantes y bocinazos, e impidieron el ingreso de los autobuses. Al respecto, el secretario gremial del Centro de Empleados de Comercio, Ramón Fernández, detalló que la empresa no les dio “ninguna salida al conflicto, por lo que las medidas se mantendrán por tiempo indefinido”.

Además, explicó que Parada Liniers “considera que los trabajadores no están contemplados por la Ley de Contrato de Trabajo”. “Ellos dicen que las tareas que realizan los compañeros son de primera necesidad y los ponen a la altura de un médico de guardia o de un policía, que son los que están excluidos en la ley, pero que de igual manera cobran más por hacer esos horarios”, agregó. “Ellos argumentan que no pueden costear el gasto que demandaría el pago de las horas prohibitivas y que deberían pedirle más dinero al Municipio, pero ese no es el problema de los trabajadores”, concluyó.

En tanto, la terminal quedó desolada. Muy pocas personas se quedaron en las instalaciones, la mayoría sólo las atravesó para llegar hasta la calle 12 de Septiembre, lugar que los choferes adoptaron como parada para poder levantar a los pasajeros. Las partidas de emergencia destinadas a realizar la limpieza y el mantenimiento de las instalaciones fueron insuficientes.

Los trabajadores le piden a la empresa Parada Liniers que les reconozcan las denominadas “horas prohibitivas”, que son las comprendidas entre las 13 del sábado y las 24 del domingo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído