Las escasas ventas enfriaron el veranito de los feriantes de la fiesta

Neuquén.- La sexta edición de la Fiesta de la Confluencia brindó, como de costumbre, un espacio importante en el predio del festival para que cientos de emprendedores armaran sus puestos para exhibir y vender sus productos. Cerca del final de las actividades en la Isla 132 del Paseo de la Costa, muchos feriantes no habían llenado sus expectativas previas en materia de facturación con el público de la Fiesta de la Confluencia.

Algunos de los feriantes que fueron consultados por este medio coincidieron en que no se vendió todo lo que imaginaban en la previa.

“El sábado sólo se salvó para pagar el puesto, que este año fue mucho más caro que los anteriores”, indicó Melisa Valdés, una comerciante neuquina que, junto a su familia, instaló un stand de cremas y fragancias en la feria de la fiesta.

Belén Herma, que vino especialmente desde El Bolsón con sus dulces artesanales de frutas finas para probar suerte en la Confluencia por primera vez, consideró: “Está todo muy frenado, se nota que la gente no tiene mucha guita realmente. Pensábamos que íbamos a vender mucho más, y realmente estuvo re flojo en general. Charlamos con todos los feriantes y las malas ventas no sólo se dan con mis productos”.

Anoche, las ventas repuntaron un poco con la gran afluencia de público que generó la actuación del popular Abel Pintos, pero en líneas generales el balance de los puesteros fue de regular para abajo.

En la previa de la fiesta se previó la instalación de unos 200 puestos a cargo de artesanos y emprendedores neuquinos, con la intención de que tuvieran un ámbito concurrido donde exponer sus mercaderías.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído