¿Por qué engañan las personas felices?

Las aventuras amorosas son un antídoto contra las pérdidas de la vida.

Estados Unidos
Affair, adulterio, aventura, cuernos, guampas, engaño, traición, infidelidad. Ni el divorcio, las parejas libres, el diván, los análisis ni las reflexiones han logrado terminar con las recurrentes historias prohibidas que acechan a las parejas y atentan contra el concepto de amor romántico.

95 por ciento de las personas desaprueba la mentira, pero la usarían si fueran infieles.

¿Qué es lo que motiva que miles de personas decidan cruzar la línea y poner en juego un proyecto, una familia, una vida por instantes de irrefrenable pasión? ¿Por qué se elige ese camino teniendo la posibilidad de separarse o teniendo una vida feliz con una pareja? ¿Qué es ser infiel? ¿Son actos de traición un masaje, un chat, ver porno, practicar sexting, tener aplicaciones de citas?

La terapeuta belga Esther Perel, especialista en relaciones de pareja, sostiene que aunque la definición de infidelidad sigue en expansión, una aventura está conformada por una conexión emocional secreta y una alquimia sexual. Esta química es crucial y a partir de ella se explica que "ese beso soñado" pueda ser más potente que horas de sexo desenfrenado.

Según la psicoterapeuta, la infidelidad es un acto de traición, pero también una expresión de añoranza y pérdida. "En el meollo de una infidelidad siempre hay un anhelo y un deseo vivo de conexión emocional, de novedad, libertad, autonomía, intensidad sexual; el deseo de encontramos partes perdidas de nosotros mismos o un intento de recuperar la vitalidad de cara a la pérdida o la tragedia. Muchos cruzan la línea como un antídoto para contrarrestar la muerte", afirma Perel, y asevera: "Por el contrario de lo que se cree, los amoríos tienen que ver menos con el sexo y más con el deseo".

"El deseo de atención, de sentirse especial. El hecho de nunca poder tener al amante es en sí mismo una máquina de deseo", precisa. "Si las parejas le pusieran una décima de parte de la audacia e imaginación que les ponen a sus aventuras, probablemente no las necesitarían. Algunos affairs son síntomas de que una relación está muerta, pero otros impulsan a nuevas posibilidades.

Esa crisis puede transformarse en un nuevo orden en el que hay conversaciones más profundas, honestas y abiertas de las que tuvieron en décadas. Algo sobre el miedo a la pérdida reaviva el deseo".

Para aquellas parejas que deciden recomponer el vínculo tras un engaño, Perel aconseja trabajar el diálogo para restaurar la confianza, aunque evitando los detalles sórdidos que dañen. "Eso no implica no preguntar, sino concentrar en el sentido, los motivos, el significado de esa relación paralela".

"¿Qué pudo experimentar allí? ¿Cómo se sentía cuando volvía a casa?", ejemplifica la terapeuta, y aclara: "Hay otras formas de traicionar al otro y no siempre la víctima de una aventura es la víctima de un matrimonio".

¿Se puede amar y ser infiel al mismo tiempo?

Buenos Aires
Es probable que alguna vez hayamos escuchado "Amo a mi pareja, con mi amante tengo sexo", como si el amor y el deseo no pudieran condensarse en una sola persona.

El reconocido psicólogo Gabriel Rolón asegura que se puede amar y ser infiel al mismo tiempo. "Esta frase conmueve la emoción de los enamorados porque alguien que ama quiere garantizarse la fidelidad del otro, quiere que el otro vuelque sobre él su deseo", sostiene al analizar cómo se distingue uno de los sentimientos más puros de las ansias que pueden incluir el más obsceno apetito sexual.

Ya lo dijo el escritor español Miguel De Cervantes Saavedra: "El amor y el deseo son dos cosas diferentes; no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama".

"Siempre decimos que la persona que amamos es maravillosa. Hablamos de una imagen totalizada e idealizada", afirma Rolón, y contrasta: "En cambio, cuando alguien habla de lo que desea, las palabras son degradadas. El lenguaje mismo del deseo es degradado. Uno desea una mirada, un gesto, la parte de un cuerpo".

¿Cómo reconciliar entonces en la práctica y dialécticamente esos opuestos? "El desafió de una pareja que quiera construirse a sí misma es poder seguir idealizando y mirando al otro como alguien total capaz de dar actitudes nobles, y al mismo tiempo poder mirarlo con el sesgo de clavar la mirada en una parte de su cuerpo, en una de sus actitudes y sentir cómo el erotismo lo recorre. El desafío de idealizar y degradar no es fácil, pero es posible", remarca.

Neuquén, la ciudad con más amantes

NEUQUÉN
Hace unos meses, un informe del sitio de citas Second Love, dedicado a personas que están en pareja e intentan establecer una segunda relación, reveló que la ciudad de Neuquén registra mayor cantidad de "amantes" en relación con la población.

De los 188 mil usuarios que utilizan el portal para encontrar una aventura amorosa, el 9 por ciento son neuquinos. Representan el 7,3% de su población, un porcentaje sensiblemente superior al 1,56% registrado en Buenos Aires.

En cuanto a porcentaje de usuarios, el informe del sitio menciona además a Salta, con el 8 por ciento; a Mar del Plata (6,8 %), La Plata (6%), Santa Fe (5,2%) y Bahía Blanca (5%).

Actualmente, las búsquedas de coincidencias se pueden realizar de acuerdo con la ubicación geográfica mediante la utilización de smartphones y tablets.

Desde su desembarco en 2011, la plataforma para infieles no paró de cosechar usuarios.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído