Quiso escapar en bondi, pero lo atraparon

Después de reventar la puerta de un departamento en pleno centro, de donde se llevó 7500 pesos, el ladrón intentó escapar con la SUBE en la mano, pero fue detenido.

NEUQUÉN
La llegada de la Policía obligó a que los barreteros emprendan la huida. Y ante el riesgo de ser atrapados, el colectivo que pasaba por la esquina fue un muy buen medio de fuga. El problema es que un vecino vio todo y hasta anotó el número de interno para que los uniformados lo pudieran atrapar y llevar al calabozo de la comisaría.

El hecho sucedió a media mañana, cerca de las 10:30, en Juan B. Justo casi Jujuy. Dos delincuentes ingresaron a un departamento de un primer piso y luego de revolver todo y robar el dinero encontrado, escaparon por los techos.

Los ruidos en la propiedad lindante a la de la víctima alertaron a un hombre que estaba en el interior. Al asomarse por la ventana, logró ver cómo dos jóvenes saltaban a otro techo.

El vecino llamó a la Policía y rápidamente agarró un papel, una lapicera y anotó el número del interno de Indalo que justo pasaba por la esquina. A ese colectivo se subió una de las personas que minutos antes habían pasado corriendo por el techo de su casa.

Al llegar el móvil de la Comisaría 1ª, el hombre dio todos los datos que tenía y rápidamente los policías elaboraron un operativo cerrojo para dar con el interno 1027 que iba por Roca hacia el oeste.

Con un móvil persiguiéndolo, otro patrullero lo esperó en Chrestía, donde le cerró el paso. En ese horario el tránsito era intenso y el colectivo circulaba casi lleno, por lo que los casi 40 pasajeros no salían de su asombro cuando vieron tamaño operativo.

Rodeado y sin posibilidades de escapar, el delincuente no ofreció resistencia y fue detenido. Mientras, en el departamento de la calle Juan B. Justo el dueño constató que le faltabn cerca de 7500 pesos en diferentes monedas y dos alianzas de oro.

Aunque lo buscaron, el cómplice del delincuente detenido no pudo ser hallado en la zona cercana al robo.

Zapala
Robaron un kiosco y se fueron en taxi

El miércoles, poco después del mediodía, dos jóvenes armados robaron la recaudación de un kiosco en el centro de Zapala. La mujer que atendía el negocio esperó que los ladrones se fueran corriendo y empezó a los gritos, situación que alteró a los vecinos. Uno llamó a la Policía y otro alcanzó a ver que escapaban del lugar en un radiotaxi. Al llegar los uniformados, sólo tuvieron que rastrear el vehículo y fue el propio chofer quien aportó los datos para localizar a los delincuentes, que habían viajado hasta la casa de uno de ellos, donde fueron detenidos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído