El clima en Neuquén

icon
Temp
52% Hum
La Mañana bicicletas

Reducidores de bicicletas

Avanzar sobre los reducidores permitiría frenar este tipo de delito que acecha a los ciclistas en la región.

Tras el encierro inicial que sufrimos con el arribo del COVID-19 a la Argentina, la bicicleta no solo se transformó en un medio de transporte y en una prudente y excelente actividad física, sino también en un cable a tierra para darle un respiro a la cabeza agobiada por tanta muerte.

Desde hace meses, el robo de bicicletas se ha incrementado fuertemente en toda la región. Las charlas entre amigos y las sobremesas dan cuenta de ello. Prácticamente todos tenemos uno o dos conocidos a los que ya han asaltado.

Te puede interesar...

Pero analicemos el delito. El abordaje a un ciclista es simple. Basta con usar un auto, camioneta o moto, ponerse a la par y encañonarlo para obligarlo a frenar. Luego, tomar la bicicleta y todo el resto del botín, celular y el dinero que siempre lleva por las dudas.

Con cifras promedio del valor de una bicicleta y un celular, cada robo representa para la víctima unos 200 mil pesos.

Ahora, ¿por qué les roban a los ciclistas? Sencillo: existe un mercado para reducir las bicicletas. Los delincuentes son de todo menos estúpidos. Saben dónde y cómo revenderlas. Se suelen manejar con alguien más arriba que tiene toda la red armada y les da una plata a los ladrones que les traen bicicletas.

En la región, muchos ciclistas saben que en Cipolletti hay gente muy pesada metida en estos manejos. Aclaro: saben porque han pagado rescates por sus bicicletas.

Esa gente tiene montada una red que reduce bicicletas por las redes y también las transporta a Mendoza y San Luis. Es decir que saben hacer lo que hacen. Entonces, la Policía tendría que centrar la atención sobre los reducidores. No es tan difícil...

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

35.714285714286% Me interesa
14.285714285714% Me gusta
0% Me da igual
21.428571428571% Me aburre
28.571428571429% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario