Se viene el frío y miles de garrafas siguen tiradas

Están en la frustrada planta fraccionadora de Parque Industrial.

Neuquén.- Se escribieron ríos de tinta en los diarios, se buscaron explicaciones y hasta se apostó al sentido común, pero vuelven las estaciones frías a Neuquén y el panorama sigue igual: la planta fraccionadora de gas que se construyó en Parque Industrial sigue abandonada y adentro tiene arrumbadas cerca de 50.000 garrafas que se deterioran aún más con el paso del tiempo.

La concejal Patricia Jure (del Frente de Izquierda) presentó dos proyectos que versan sobre la situación del “cementerio de garrafas” en alusión a los miles de envases que están en desuso en la mencionada planta que es propiedad mayoritariamente de Enarsa y CALF.

Información

El primero es un proyecto de Declaración donde se insta a ambas instituciones a ceder en préstamo los cilindros para que puedan ser entregados a las miles de familias neuquinas que lo necesitan en forma urgente. Este proyecto replica la iniciativa que fuera iniciada en la Legislatura provincial en el 2016. El otro proyecto, de Comunicación, solicita información detallada a Enarsa SA, Enarsa Patagonia (sociedad conformada por Enarsa y CALF), Hidenesa y CALF en virtud de conocer si existen obras de refacción en marcha, plazos de finalización, estado de deterioro de los cilindros, estado del litigio con la constructora y si existe plazo apertura.

“Resulta una canallada que tengamos 50.000 garrafas tiradas, pudriéndose a la intemperie y más de 11.000 familias que la necesitan. Si no se toman cartas en el asunto estaríamos en presencia de que $57.000.000 fueron invertidos en un cementerio de garrafas”, disparó la edil, quien espera el “rápido tratamiento en el Concejo Deliberante”.

La más grande

La planta fue anunciada en 2011 y tenía por objetivo abastecer de gas en garrafa a Neuquén, Río Negro, Mendoza y La Pampa. Para tal fin se creó la empresa Enarsa Patagonia SA, una sociedad en la que la cooperativa neuquina participó con un 10 por ciento.

El emprendimiento, de fraccionamiento, almacenaje y distribución de gas, sería el más grande de la Patagonia, pero luego de la construcción se detectaron fallas estructurales graves en materia de seguridad, por lo que la planta quedó paralizada. A partir de ello es que se originó un conflicto judicial entre la compañía y quienes estuvieron a cargo de la obra y, mientras no se resuelva, el lugar sigue completamente abandonado.

Estado

Lo que todavía se desconoce es la seguridad que ofrecen los envases de 10 kilos y cilindros de 45 kilos, luego de la permanente exposición a las inclemencias climáticas durante los últimos años. Se cree que muchos podrían recuperarse.

La situación es paradójica, porque mientras existe una carencia de garrafas, en una ciudad donde son más de once mil familias que cada semana de invierno consumen diez kilos para no pasar frío, casi 50 mil envases abandonados descansan en un predio.

Se desconoce si Enarsa, que alguna vez dijo que reactivaría el proyecto para reabrir la planta, lo hará. Jure es más pesimista al respecto: “No creo que vaya a funcionar nunca”, aseguró.

En caso de reactivar la planta se estima que se deberían desembolsar alrededor de 20 millones de pesos.

La planta tenía previsto comenzar a funcionar en 2012, pero nunca llegó a abrir sus puertas debido a una serie de fallas detectadas en la infraestructura.

Ante todo, tiene que expedirse la Justicia

El concejal Alejandro Nicola recordó que cuando estaba al frente de la cartera de Energía, hizo gestiones ante las autoridades de Enarsa para que la planta sea traspasada a Hidenesa y, de esta manera, poder reactivarla o al menos darle un destino a las miles de garrafas que se encuentran arrumbadas y deteriorándose con el paso del tiempo y la rigurosidad del clima.

“El problema es que hay un conflicto judicial sin resolver y hasta tanto no se expida la Justicia no se puede hacer nada”, dijo el edil a LM Neuquén.

Nicola explicó que no es tan sencillo poner en condiciones las garrafas porque eso lo debe hacer únicamente el propietario, en este caso Enarsa. “La responsabilidad es de ellos y desgraciadamente es un problema que no podemos solucionar desde Neuquén”, explicó.

El problema judicial se originó cuando Enarsa demandó a la empresa constructora por graves problemas de infraestructura en la planta que se construyó en Parque Industrial.

“Queremos que todos los funcionarios expliquen qué están haciendo para solucionar esta situación, porque los cilindros son muy escasos. Los vecinos de Neuquén no pueden acceder a una garrafa, yo sé lo que es eso”, dijo Patricia Jure, Concejal del Frente de Izquierda y de los Trabajadores

1200 pesos

Es el precio que tiene una garrafa de 10 kilos en el mercado. La cifra es muy alta teniendo en cuenta que quienes necesitan estos envases son personas que no cuentan con la red de gas y viven bajo condiciones de pobreza. Por lo general, utilizan este combustible para poder cocinar. El problema además es más grave, teniendo en cuenta que es prácticamente imposible conseguir garrafas en la ciudad de Neuquén.

LEÉ MÁS

Por el tarifazo, la garrafa de gas se fue por las nubes

Increíble: Neuquén tiene un cementerio de garrafas

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído