Sin piedad: se robaron hasta la alcancía del nene

Delincuentes desvalijaron un departamento en pleno centro.

Neuquén.- "Se llevaron hasta las alcancías de mi hijo", indicó con dolor Victoria, mientras su mirada recorría cada uno de los objetos que quedaron en su casa tras ser desvalijada.

La joven de 23 años vive allí hace siete meses con su esposo y su hijo de dos años, y estimó que la suma de dinero que le robaron asciende a los 29 mil pesos, de los cuales 3 mil eran ahorros para su hijo.

El hecho ocurrió el domingo pasado, en horas de la mañana, sobre la calle Salta al 100, en un departamento del primer piso. La pareja salió para trabajar y cuando regresó, se encontró con el peor escenario: les habían llevado todo.

"Se robaron mi esfuerzo", sentenció Victoria con los ojos llenos de bronca. El domingo a las 12 ella salió de trabajar y, luego de buscar a su bebé en lo de su suegra, regresó a su casa.

"Estaba todo desparramado, mi ropa interior arriba de la mesa, todo reventado", explicó la mujer, y aclaró que en un primer momento pensó que había sido su pareja producto de un enojo.

29 mil pesos se llevaron los ladrones, además de otros objetos de valor.

En ese instante, Victoria llamó por teléfono a su esposo cuando descubrió que no sólo su ropa y zapatos estaban tirados por toda la habitación, sino que una alcancía de su hijo estaba rota y sin el dinero.

"Ahí me di cuenta de que fue un robo", confirmó la mujer, y relató que acto seguido fue a revisar una caja fuerte en la que tenía su sueldo y ahorros.

La joven precisó que no le dejaron nada y que le sacaron 28 mil pesos que correspondían a su sueldo, ahorros para su bebé y el dinero de las alcancías de su hijo. Luego corroboró que otros mil pesos que eran para una deuda de su madre también se los habían llevado, junto con una tablet, una netbook, un dvd y ropa de ella y de su hijo.

Victoria afirmó que el robo fue planificado y expresó que tiene miedo de que los delincuentes vuelvan. "Estoy a la miseria, demacrada y ni siquiera me pude tomar un ibuprofeno porque también me los robaron", aseguró la mujer.

La joven no sale de su asombro y contó que los ladrones tuvieron tiempo de comerse una gelatina que había en la heladera.

Por dónde entraron no sabe, cree que fue por la ventana de la cocina que da a un paredón interno.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído