Tomar hasta vomitar, la polémica fiesta que quedó en intención

Estaba prevista en un salón de Cipolletti.

Cipolletti.- Una fiesta de estudiantes, que finalmente no prosperó, despertó alertas en la comunidad educativa y en la población en general de la localidad rionegrina de Cipolletti.

La movida de un grupo de estudiantes, en un salón privado, consistía en tomar hasta no dar más o hasta vomitar, lo que ocurriese primero. Las entradas arrancaban desde los 150 pesos, lo que otorgaba pase libre por la barra de tragos durante toda la noche.

Pero la publicidad del prometido descontrol por las redes sociales alarmó a padres y autoridades, que advirtieron al propietario del lugar con una probable clausura, ya que no estaba habilitado como boliche sino como salón de fiestas.

El evento tuvo el mismo final anticipado que la fiesta que invitaba a las chicas a besar la mayor cantidad de personas posible para obtener tragos gratis. Sin embargo, la noche del beso era organizada por un local nocturno que fue sancionado y en este caso, como los responsables serían menores de edad, ni siquiera se confirmó una investigación para confirmar sus identidades.

Según se conoció, la fiesta del “alcohol sin frenos” tenía como destino recaudar dinero para un viaje de egresados.

Lamentablemente lo que iba a ocurrir en este salón de fiestas, ubicado en la rotonda de las rutas nacionales 22 y 151, no sorprende a los cipoleños. El Municipio, la Policía o los médicos de la guardia del Hospital Moguillansky lo han constatado por operativos, accidentes o peleas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído