Vaca Muerta y la necesidad de la estabilidad jurídica

Acipan define como un clima de incertidumbre el que se genera en medio de la crisis del subsidio de la resolución 46.

POR DANIEL GONZALEZ / Presidente de Acipan

A la hora de evaluar lo que está sucediendo hoy en el sector energético, no podemos perder de vista lo ocurrido en las administraciones nacionales anteriores, por fuera de cualquier bandería política. Venimos de una crisis energética tremenda, que complicaba la disponibilidad de divisas del Banco Central, por la sangría que provoca la compra de energía, con un precio del gas que oscilaba cerca de los 12 dólares por cada millón de BTU.

Para hablar de lo que sucedió en el actual gobierno nacional, a título personal, no estoy de acuerdo con la permanencia de subsidios. La función que tienen que tener es la de ser un incentivo inicial. Sin duda que la resolución 46, que subsidió el gas de Vaca Muerta, parte de lo preocupante y, al margen del conflicto que se generó entre Tecpetrol y el Estado nacional, tiene que ver también con las áreas que no ingresarán al plan estímulo.

Esto podría haber sido importante para el estímulo de la economía. La función nuestra es la de defensa de las pymes, y estamos realmente preocupados por lo que pueda pasar.

Hay empresas que se endeudaron, tomaron créditos creyendo en un contexto que luego termina siendo otro muy diferente.

¿Sobre el futuro del sector y el impacto de la economía qué podemos decir? Concretamente, que se puede definir como un panorama con incertidumbre.

Uno de los temas a seguir es cómo evolucionará la posible puesta en marcha de un precio estímulo para la producción en los meses de invierno, tal como viene trascendiendo.

Al mismo tiempo, hay que decir que no a todos les llega del mismo modo el impacto de los desarrollos del sector petrolero y gasífero. Hay casos como el de la hotelería, por mencionar un rubro con una actividad notable. Pero este contexto no es que llegue del mismo modo al comercio en general.

Como cuestión de fondo, también cabe decir que hay un valor a respetar para seguir incentivando los contextos que son amigables para la llegada de nuevas inversiones, que son las que generan empleo de calidad y mantienen el ritmo de la economía. Valores como la estabilidad jurídica, la previsibilidad y el flujo previsto de inversiones deben ser respetados.

No podemos alterar lo que se ha comprometido. La variación de los niveles de actividad de una manera brusca e intempestiva no tiene cabida en un país que pretende recuperar la confianza que hemos perdido por incumplimientos históricos y reiterado.

Ya está ampliamente demostrado que Vaca Muerta ofrece una alternativa inigualable para la prosperidad del país. Los recursos para resolver el problema están y ello ocurre en nuestra Provincia, fundamentalmente.

Es deseable que ese contexto necesario sea el camino a seguir. Es ese escenario el que permitirá el crecimiento.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario