YPF va en busca del nuevo récord de perforación

A la mayor operadora de Argentina le demanda un promedio de 31 días perforar un pozo en Vaca Muerta. La empresa apunta a reducir ese promedio en ocho días. Es otra clave para seguir bajando costos en shale.

POR CAMILO CIRUZZI - Especial

Hace dos semanas, un nutrido y diverso grupo de empresarios inversores extranjeros pisó suelo neuquino con el fin de conocer las oportunidades que ofrece la cuenca neuquina. En ese contexto, en el que visitaron la gerencia de No Convencionales de YPF en Loma Campana, se hizo una presentación en la que, entre otros objetivos a futuro, destacaron un punto clave: la baja en el tiempo de perforación de un pozo desde que empieza a hacerse la bodega hasta el momento previo al inicio de la fase de completamiento.

Según los registros consolidados de 2018, con la actual tecnología, mecánica y logística, YPF tarda 31 días en hacer un pozo. El objetivo presentado a los casi 40 inversores, entre los que había fondos de inversión, aseguradoras, banca privada y brokers, es que ese número se estandarice en 23 días, es decir, 8 días menos que el último umbral del proceso.

Para lograr el objetivo de bajar los tiempos en la etapa de perforación, YPF definió tres áreas que requieren ser sintonizadas para mejorar la productividad en la etapa en que llegan a los 2500/2700 metros de rama lateral por pozo: tasa de penetración (rate of penetration), tiempos planos (flat times) y tiempos no productivos (non-productive times).

Cada una de esas fases implica una serie de factores clave que, una vez desarrollados por separado y unificados, deberían redundar en una mejora del proceso total de la etapa. En el caso de la tasa de penetración, los puntos son: una readecuación de la arquitectura del pozo que pasa de un ducto de 5 1/2 pulgadas a 6 3/4, mejora de las herramientas de perforación (la punta del tiro completa), que redundará en más espacio perforado en menor tiempo, optimización de la sala de soporte y flexibilidad en la geonavegación.

Los tiempos planos apuntan a la eficientización en la ejecución del casing de la nueva arquitectura de 6 3/4, puesta en marcha de las herramientas y backreaming (bombear y rotar la sarta de perforación).

En suma: no dejar de ejecutar ciertas tareas mientras se propician otras de forma simultánea (batch drilling).

ALGUNOS-DE-SUS-MEJORES-REGISTROS.jpg

Y finalmente, el trabajo en el NPT o tiempos no productivos, lo que implica el testeo de nuevos proveedores de herramientas de fondo en busca de las que mejor se adecúen a la operación (evitar la compra de servicio llave en mano a un solo proveedor), y por sobre todo, un concepto clave: lean execution. Se trata de una práctica corporativa que define una serie de principios y herramientas que eliminan desvíos en el management de un proceso y aumentan su velocidad. Básicamente, se trata de maximizar los resultados con el mínimo desgaste de recursos.

La empresa ha conseguido algunos de los mejores indicadores de productividad en la cuenca neuquina.

Esto hizo que se encuentre al borde de alcanzar costos de los más competitivos del mundo, comparables a los que registran las empresas de Permian (Estados Unidos).

No obstante, debe afianzar ese camino para seguir logrando asociaciones con nuevos inversores.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario