Ahora, la mano del Patón...

Hasta aquí, Edgardo Bauza fue demasiado respetuoso de lo anterior y de la voluntad de las estrellas de la Selección.

Hasta aquí, Edgardo Bauza fue demasiado respetuoso de lo anterior y de la voluntad de las estrellas de la Selección. No quiso o no se animó a implementar cambios bruscos y respondió más a los intereses ajenos que a su propia convicción. Y lo está pagando muy caro.

La situación lo apremia al entrenador de la Albiceleste, que ya debería dejar de ser condescendiente y guiarse por sus verdaderos principios. Se impone la aparición del Patón auténtico, ese que fue elogiado justamente por quien escribe en este mismo espacio por los atributos a los que aún no apeló en el mayor desafío de su carrera.

El técnico hasta aquí respondió más a los intereses ajenos que a su propia convicción. Así nos va.

Es necesario que aflore el conocido carácter del galardonado DT para ponerles los puntos a las figuritas que quieren manejarle la Selección, para que si conviene jugar con un sólo punta como se cansó de hacer en los equipos que dirigió, lo ejecute sin temor a las críticas ni a los gustos de sus players.

Jamás en su trayectoria Bauza puso cuatro delanteros en cancha, entonces por qué forzar o improvisar justo ahora, someterse a una idea que en verdad no siente. Con tal de dejar contento al resto, sumó más decepciones que triunfos y nadie lo perdona a la hora del análisis. Entonces ¿de qué vale la demagogia?

Se vienen dos partidos clave en los que el Patón puede empezar a jugarse su futuro. Ya que pone la cabeza, es hora de que también ponga otras virtudes arriba de la mesa para tratar de encausar el rumbo.

Si considera que es necesaria la renovación, no puede demorarla más. Si cree que hay que ir a defenderse a Brasil, no tiene que pensarlo dos veces. Sacate la careta, Patón, y nos va a ir mejor. De acá a Rusia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído