Aún no jugó con rivales fuertes

No se trata de restarle méritos a la Selección argentina, que los tiene de sobra para obtener ese título que se le viene negando desde hace 23 años.

No se trata de restarle méritos a la Selección argentina, que los tiene de sobra para obtener ese título que se le viene negando desde hace 23 años. De hecho, se dijo en este mismo espacio que sería por demás injusto que esta generación dorada del fútbol nacional continúe virgen de vueltas olímpicas con la albiceleste. Pero ello no nos priva de ver la realidad, y a la hora de analizar la campaña del elenco nacional en los Estados Unidos, no se puede soslayar el generoso contexto. El equipo del Tata gozó de un fixture más que cómplice en la presente edición de la Copa América que lo ha mostrado, sin dudas, como el mejor hasta aquí, y salvo en el debut ante Chile (2 a 1), no se ha enfrentado a rivales de jerarquía.

Luego del debut ante la campeona Chile, la selección solo enfrentó a adversarios muy limitados en la Copa.

Ni Panamá, ni Bolivia, ni Venezuela ni siquiera el local Estados Unidos dieron la talla. Como se preveía, por historia y potencial, esos adversarios estuvieron lejos de poder oponerle resistencia al conjunto liderado dentro del campo por el gran Lionel Messi.

Recién el domingo volverá a chocar con un contrincante serio, de riesgo, aún cuando Argentina siempre es favorita y más luego del sólido andar que ha exhibido en la competición. Entonces, ahora sí deberá aprobar un examen complejo para cortar la sequía y lucirse en este "final", luego de sacarse un diez en todos los parciales casi sin exigirse ni "estudiar". Está claro, si hace bien los deberes, Argentina tendrá muchas chances de "graduarse" de campeón y acabar con esa materia pendiente. Pero también es cierto que el camino al posible y ansiado título se allanó mucho. Igual, no es problema de Argentina que los otros colosos hayan renunciado antes de tiempo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído